Página 5 - 314

Versión de HTML Básico

5
San Marcos al día
E
l Museo de Historia Natural (MHN) de la Universidad
Nacional Mayor de San Marcos (UNMSM), próximo
a cumplir 100 años de actividad constante en la
investigación y divulgación de la biodiversidad peruana,
emprende desde julio de 2015 un importante estudio
en torno a la ecología y fisiología de los gallinazos
—cuyo nombre científico es
Coragyps atratus
— en
Lima y Callao, aportando valiosos datos sobre su
abundancia y distribución en las referidas zonas
costeras, comportamiento, reproducción y uso del
hábitat; además de su contribución para detectar focos
contaminantes de basura.
Dicho estudio ha permitido que nuestra cuatricentenaria
universidad, a través de un destacado grupo de
investigadores del MHN, aporte invalorablemente
a la campaña de sensibilización “Gallinazo Avisa”,
promovida por el Ministerio del Ambiente (Minam),
entre diciembre del año pasado y enero de 2016. Los
científicos sanmarquinos brindaron el asesoramiento
y respaldo científico a esta iniciativa que motivó por
medio de las redes sociales la participación ciudadana
en la limpieza de las zonas contaminadas, las cuales
fueron rastreadas por los gallinazos equipados con
cámaras GoPro y GPS.
“El gallinazo de cabeza negra en Lima y Callao:
rango de hogar, uso y características del hábitat,
comportamiento e implicancias en el ambiente”
es el nombre del significativo proyecto CON/CON
—con asignación a la investigación e incentivo al
investigador—, liderado por la jefa del Departamento
de Ornitología del MHN, Blga. Letty Salinas Sánchez,
que se desarrolla en el área de Lima y Callao, en
áreas naturales no protegidas y en la Reserva de Vida
Silvestre Pantanos de Villa, y que tendrá una duración
de dos años.
Junto con la Dra. Salinas Sánchez, participan en la
investigación el coordinador de la División de Ecología
del MHN, Dr. César Arana Bustamante, y veinte jóvenes
biólogos colaboradores del centro sanmarquino, en
coordinación con el Dr. Gianmarco Rojas Moreno,
veterinario del Parque Zoológico Huachipa, institución
aliada en la parte médica del proyecto.
Aportes de estudio sanmarquino
Contribución del gallinazo en la detección de focos
contaminantes en Lima y Callao
Desde tiempos remotos el gallinazo de cabeza negra es una de las aves que más aporta al control y disminución de residuos sólidos.
“Cada animal ha sido rescatado de manera muy
humanitaria. Al capturarlos, se les brindó una revisión
veterinaria completa y rigurosa, a fin de quitarles los
ectoparásitos”, recalcó la Dra. Salinas, quien agregó
que se encuentran a la espera de los resultados de
estos exámenes médicos, los que también aportarán
a la investigación.
Asimismo, se requirió de permisos y acceso a las más
importantes iglesias de la ciudad y a instituciones
científicas. También han recibido ayuda de instituciones
internacionales, como el Santuario de Aves Silvestres
Hawk Mountain Sanctuary (EE. UU.), que donó los
marcadores alares.
La Blga. Salinas comentó que próximamente elaborarán
un censo de la población de gallinazos en Lima y Callao
para el periodo de invierno, además del análisis de
dieta de estas aves.
Cooperación
Asimismo, esta investigación sanmarquina, por
intermedio del Minam, logró obtener el financiamiento
para adquirir equipos electrónicos de punta para
monitorear a los gallinazos, por parte de la Agencia
de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional
(USAID, por sus siglas en inglés). Es así que con el
sustento científico sanmarquino surge la campaña
“Gallinazo Avisa”, creada para identificar y reportar las
zonas contaminadas en Lima, teniendo como principales
aliados a los gallinazos, a fin de generar compromisos
en la ciudadanía a favor del medioambiente y mitigar los
efectos del cambio climático.
“Asesoramos a los responsables de la campaña para
el correcto trato de los animales intervenidos —con
GPS— y recabamos información de la biología de los
mismos, que será de mucha utilidad en la conservación
y el manejo de esta especie”, recalcó la Blga. Salinas.
Inicios de la investigación
La investigación se realizó combinando métodos
de diferente naturaleza, desde tradicionales censos
poblacionales hasta el uso de drones y rastreadores GPS.
A diez gallinazos se les colocó rastreadores satelitales, a
fin de poder observarlos de manera directa a través de
plataformas virtuales. De esta forma, se pudo conocer
datos sobre jerarquía social, fidelidad al área de vivienda
y los lugares donde buscan su comida. Estos aún siguen
volando libremente por la capital y el Callao.
Pero también se contó con tres aves rescatadas desde
muy pequeñas, las que se criaron en los Pantanos de Villa
para que tengan contacto con los humanos y puedan
estar en condiciones de llevar consigo las cámaras
GoPro. Si con las primeras se pudo visualizar, de forma
general, lugares donde existe basura, con estas últimas
se obtuvo la imagen de un lugar exacto.
La Dra. Salinas afirmó que este estudio continuará hasta el 2017.
La investigación colaboró en el éxito de la campaña de sensibilización del Minam y USAID.
Blga. Letty Salinas, jefa del Departamento de Ornitología del MHN.
Dr. César Arana, coordinador de la División de Ecología del MHN.
Los gallinazos fueron rescatados y atendidos de forma humanitaria.
Principales hallazgos
Los datos generados por los dispositivos rastreadores
GPS permitieron conocer la amplitud del ámbito de
hogar de esta especie, es decir cuánto y cuál espacio
ocupa para cumplir todas sus actividades diarias.
“Hemos encontrado siete lugares donde la
abundancia de gallinazos es mayor, todos estos están
ligados a dos principales fuentes de atracción: por un
lado, zonas donde pueden reposar, como la parte más
alta de las iglesias, y, por el otro, donde encuentran
alimento, alrededor del río Rímac, por ejemplo”,
comentó el Dr. César Arana.
El especialista explicó que los espacios altos son los
preferidos por estas aves, es en estos lugares donde los
gallinazos conforman una sociedad estable. Profundizó,
además, en que los gallinazos se movilizan más por los
distritos de Ate, San Juan de Lurigancho, pasan por el
Rímac, Cercado y pueden llegar hasta el Callao.
Refirió que con toda esta información se producirán
publicaciones científicas especializadas, así como
de divulgación científica e incluso campañas
de educación ambiental a través del programa
"Conociendo Nuestras Aves", del museo sanmarquino.
Investigación