Página 4 - San Marcos al d309

Versión de HTML Básico

SAN MARCOS
al día
4
Pacopampa: inicio de la civilización andina
Dos
importantes
personajes
adultos,dispuestosdemaneraopuesta,
al sur y norte, respectivamente,
cubiertos con grandes lajas de piedra
y acompañados de exquisitas ofrendas
y ornamentos de oro, yacen al fondo
de una tumba intacta, de 2,700 años
de antigüedad, en forma de “pequeña
bota”, con una profundidad de 0.96m.
Sus descubridores la denominaron
“Tumba de los sacerdotes serpiente-
jaguar”, en honor a una botella de
cerámica enterrada junto a uno de los
cuerpos, modelada con el cuerpo de
una serpiente y la cabeza de un jaguar.
Los fardos de los sacerdotes de
la cultura preincaica de Pacopampa,
estaban enterrados a un lado de una
gran plaza cuadrangular hundida,
delimitada con muros de piedras
labradas y dos escalinatas de acceso,
que servía como centro ceremonial.
El primer personaje tenía un collar
con trece cuentas ovoides de oro con
calados en forma de 8, además de
porciones de minerales de color rojo,
negro, verde y blanco; mientras que el
segundo cuerpo estaba acompañado
de una botella serpiente-jaguar, de 20
centímetros con asa estribo, que da
nombre al descubrimiento.
Se trata de un nuevo hallazgo en el
Complejo Arqueológico Pacopampa,
en donde arqueólogos sanmarquinos
y japoneses, y expertos analistas de
diversosmateriales—cerámica,huesos
humanos, huesos animales, artefactos
líticos, minerales y metales—, buscan
develar el misterio de los orígenes
de la civilización andina, en el
marco del Proyecto Arqueológico
conformado mediante convenio de
cooperación
académico-científica
entre la Universidad Nacional Mayor
de San Marcos (UNMSM) y el Museo
Nacional de Etnología del Japón.
Hallazgos confirman existencia de clases sociales en Cajamarca
Las clases sociales en la zona andina del Perú habrían aparecido en los años 800 a.C. en la región Cajamarca, según evidencia el importante hallazgo de la “Tumba
de los sacerdotes serpiente-jaguar”, en el Complejo Arqueológico Pacopampa.
Esta alianza, emprendida el 2005,
ha permitido que el equipo de trabajo
codirigido por los doctores Daniel
Morales Chocano (UNMSM) y Yuji
Seki (Japón), descubran importantes
vestigios arqueológicos, tales como
50 entierros de hombres, mujeres y
Trabajo conjunto
niños, entre ellos la llamada “Dama de
Pacopampa” (2009), la “Tumba de los
sacerdotes serpiente-jaguar” (2015) y
otros personajes líderes y sacerdotes
del centro ceremonial, enterrados
con sus emblemas de linaje, como
ornamentos
de
oro
(orejeras,
pendientes, dijes) y plata.
Vista panorámica del Complejo Arqueológico Pacopampa, en Cajamarca.
Botella de cerámica enterrada en la tumba, modelada con
el cuerpo de una serpiente y la cabeza de un jaguar.
“Tumba de los sacerdotes serpiente-jaguar”, encontrada en setiembre de este año.
INVESTIGACIÓN
Collar con cuentas ovoides de oro con calados
en forma de 8.
Codirectores del Proyecto Arqueológico, Daniel
Morales Chocano (UNMSM) y Yuji Seki (Japón).
La presencia de tumbas con
ofrendas
suntuosas
y
objetos
materiales importantes de la zona o
traídas de otros lugares, es un criterio
para distinguir la diferenciación de la
sociedad, de los grupos humanos, la
existencia de clases sociales alrededor
de los 800 a.C., explica el arqueólogo
Yuji Seki.
Pero,
el
interés
de
los
investigadores
japoneses
por
conocer el origen y la formación de
la civilización andina viene de más
de 50 años atrás, cuando una misión
arqueológica de la Universidad de
Tokio, dirigida por el doctor Seiichi
Izumi, inicia excavaciones en la
huaca de Kotosh, ubicada en el
distrito, provincia y departamento de
Huánuco, y descubre el “Templo de
las Manos Cruzadas” (1958), con una
antigüedad de 1.800 a.C. Este (fase
Kotosh-Mito).
Posteriormente,
la
misión
continuó su trabajo en la región
Cajamarca, en donde desarrolló
proyectos
arqueológicos
en
Huacaloma, Layzón, Cerro Blanco,
Loma Redonda, Kolguitín, Kuntur
Wasi, La Bomba y Pacopampa, desde
el 2005.
De acuerdo con las evidencias
encontradas en Pacopampa, que
pueden correlacionarse a otros
hallazgos de similares características
(tumbas con ofrendas de oro), como
las de KunturWasi, se descarta la idea
que la formación de la civilización
andina era única.
“Las primeras sociedades de la
civilización andina tenían cierta
complejidad y una diferenciación
social, existiendo líderes que dirigían
las actividades ceremoniales en los
templos, ostentando cierto poder que
va acrecentándose gradualmente en
el tiempo”, señala el doctor Yuji Seki,
quien anuncia que el próximo año se
tendrá una publicación académica
arqueológica que dará cuenta de los
resultados obtenidos estos diez años
en Pacopampa.