Página 7 - San Marcos al d

Versión de HTML Básico

En el siglo que acaba de pasar
destacan, entre otros, Víctor Andrés
Belaunde, presidente de la Asamblea
General de las Naciones Unidas en el
año 1959; Raúl Porras Barrenechea,
que en la conferencia de cancilleres de
1960 y frente a la contingencia de la
revolución cubana, en su discurso de
orden se pronunció por el principio de
la libre determinación de los pueblos.
En políticos, el doctor Rodríguez
mencionó a figuras como Víctor Raúl
Haya de la Torre, presidente del
Congreso Constituyente del Perú y
primer presidente de la Federación
de Estudiantes del Perú (FEP) en la
época de la reforma universitaria;
Luciano
Castillo,
constituyente,
creador del Partido Socialista que tiene
como emblema la nacionalización
del petróleo; Javier Alva Orlandini,
promotor de Acción Popular y Luis
Bedoya Reyes, alcalde de Lima,
ministro de Justicia y fundador del
Partido Popular Cristiano.
De las aulas sanmarquinas han
salido muchos presidentes, continuó
el doctor Rodríguez, como Manuel
Candamo, con una participación
activa en la batallas en defensa del
Perú frente a la invasión chilena; José
Pardo y Barrera, dos veces presidente
del Perú, y rector de la UNMSM
entre ambos mandatos. Manuel
Prado Ugarteche, también dos veces
presidente de la República, impulsó
la educación y duplicó el número
de centros educativos, además de
instaurar la educación nocturna; y
Francisco García Calderón, presidente
Producción en el siglo XX
La ceremonia central de aniversario fue propicia para que el destacado médico peruano Elmer Huerta Ramírez recibiera la distinción de Doctor Honoris Causa por
su alma máter.
“El objetivo de mi vida profesional
como médico y en mi faceta de
comunicador ha sido la de ser una
especie de traductor, de mensajero
de ideas encaminadas a salvar vida”,
destacó el homenajeado en sus palabras
de agradecimiento, luego de recibir
de manos del rector sanmarquino,
Dr. Pedro Cotillo Zegarra, la medalla
y el diploma que lo incorpora a la
galería de ilustres sanmarquinos como
Doctor Honoris Causa, en mérito a su
reconocida trayectoria profesional y
aporte a la prevención para la salud.
En un emotivo discurso, que tuvo
como eje central el amor que le profesa
a su madre y su influencia en su vida y
carrera profesional, el doctor Huerta
destacó también el rol de sus tíos Nicolás
y Leoncio –médicos y sanmarquinos–
quienes le inculcaron el amor por
la profesión médica. “Mi madre me
crio con una mano de seda, suave y
reconfortante, y la otra mano de hierro,
fría, firme, disciplinaria”. “Siempre hay
que hacer algo por el que es más pobre
que uno”, me solía decir. “Hay que
dolerse por los demás”, era la frase que
me repetía continuamente.
Por eso, cuando alguien le preguntaba
qué iba a ser cuando fuera grande, no
dudaba en responder: “Pues, médico,
Educación de la salud
Oncología médica
“Esos extraordinarios años de
trabajo cimentaron mi preparación
académica,
profesional
y
me
permitieron, además, aprender la
ética del trabajo, la responsabilidad
del puesto, y sobre todo, esa extraña
sensación de llevar ese guardapolvo
blanco y que la gente empiece a
llamarme doctorcito”, afirmó el
homenajeado, recordando al psiquiatra
Max Arnillas Arana, quien plantó en
su mente la semilla de la medicina
social; mientras que el internado en el
hospital Santiago Távara, de la Marina
de Guerra del Perú, lo hizo descubrir lo
invencible e inolvidable que puede ser
ese enemigo llamado cáncer, y escoger
la especialidad de oncología para su
futuro.
Después de cinco años de
permanencia en el Instituto Nacional
de Enfermedades Neoplásicas, en
donde hizo dicha especialidad, el
doctor Huerta enrumbó a los Estados
Unidos para introducirse en la
prevención y el control del cáncer
que, en 1987, solo se brindaba en el
Instituto Nacional del Cáncer. “Tenía
una idea fija en mi mente: la única
manera de luchar contra el cáncer
era educar a la población y ofrecerle
servicios preventivos de calidad para
encontrar el cáncer temprano antes
de que causara los problemas que por
miles había visto en el Neoplásicas”,
señaló.
En ese país, en donde más tarde
recibiría una serie de premios y
distincionespor su labor en lamedicina
social, incursionó en la producción
radial de programas educativos en
salud, pues estaba convencido de que
los medios eran vitales y que llevaban
mensajes educativos a la población, y
desde que salió su primer programa
–el 4 de diciembre de 1989– no ha
dejado de propalarse hasta el día de
hoy.
Cuando completó su especialidad,
ingresó al Instituto del Cáncer del
Washington Hospital Center, cuyo
director, Larry Lesson, le dio la
oportunidad de fundar el primer
La comunidad sanmarquina se reunió en la primera sede de la Decana de América para celebrar la ceremonia eucarística por su aniversario.
Hace 464 años, la Universidad
Nacional Mayor de San Marcos
(UNMSM) inició sus actividades en
el convento de Santo Domingo; por
este motivo, el pasado 12 de mayo, la
comunidad sanmarquina, presidida por
el Rector, Dr. Pedro Cotillo Zegarra, se
reunió en aquella emblemática sede, para
participar de la tradicional ceremonia
eucarística en conmemoración de un
aniversario más de la Decana de América.
La misa fue oficiada por fray Luis
Enrique Ramírez Camacho, prior del
convento de Santo Domingo, que durante
su homilía instó a que los devotos se
embarquen en la búsqueda de obtener un
sentido de vida. “El Evangelio nos enseña
que en momentos difíciles y angustiosos
el Señor se hace presente para darnos una
solución, que muchas veces no consiste
en acabar con el problema, sino en darle
sentido y plenitud a nuestra vida", dijo.
En la misa efectuada en la Basílica
del Santísimo Rosario, el prior de Santo
Domingo aseguró que la comunidad
Tradición en el convento de Santo Domingo
dominica se siente complacida de que
la Decana de América regrese a su sede
inicial. “Para nosotros es una alegría
que cada año la UNMSM regrese al
lugar que la vio nacer: el otrora Estudio
General Virgen del Rosario".
Al término de la ceremonia
eucarística, el Rector, Dr. Pedro
Cotillo; la vicerrectora Académica,
Dra. Antonia Castro Rodríguez
y el vicerrector de Investigación,
Dr. Bernardino Ramírez Bautista,
acompañados de los decanos de
las diversas Facultades, visitaron
la Sala Capitular del convento de
Santo Domingo, en donde entregaron
un arreglo floral. A la misa asistieron
los miembros de la Comisión de
Aniversario,
decanos,
docentes,
personal administrativo y estudiantes.
De igual forma, la ceremonia
eucarística fue acompañada por el
Coro Universitario de San Marcos.
y de San Marcos”. Su deseo se hizo
realidad, cuando ingresó a San Marcos
en 1969, y luego de un preámbulo
de un año de estudios en la Facultad
de Educación, se produjo el ansiado
traslado a la Facultad de Medicina
de San Fernando e inició sus estudios
por ocho largos años, con guardias
en la antigua Asistencia Pública de la
avenida Grau.
preventorio de cáncer, el 27 de junio
de 1994, para labores de prevención
y detección precoz del cáncer,
refirió el sanmarquino, casado con
Susan y padre de dos hijos llamados
Ricardo y Patricia. Ha sido el único
presidente latinoamericano de la
Sociedad Americana del Cáncer;
y promotor, junto con otros
destacados colegas peruanos, del
Plan Esperanza de control del
cáncer, que se implementa en el
Perú a nivel nacional.
durante la ocupación chilena, fue una
figura muy dignificante que dirigió
la universidad. También, Valentín
Paniagua yAlanGarcía, que estudiaron
en las universidades San Antonio Abad
de Cusco y Pontificia Universidad
Católica del Perú, respectivamente,
pero recibieron su título de abogado
en San Marcos.
Entre otras figuras citó a Sebastián
Lorente, decano de la Facultad de
Letras, quien destacó en la renovación
de los planes de estudios y en la
incorporación de la enseñanza de la
historia del Perú en la educación; Julio
César Tello Rojas, el llamado “sabio
Tello”, que estudió medicina y es el
fundador de la arqueología en el Perú;
Javier Pulgar Vidal, que plantea la
propuesta científica de ocho regiones
naturales del país y el estudio de la
geografía en sentido vertical.
También mencionó a Daniel
Alcides Carrión y Cayetano Heredia;
Edgardo Rebagliati y Guillermo
Almenara, ligados a la seguridad
social; los educadores Emilio
Barrantes, AntonioEncinas yManuel
Vicente Villarán; el economista
Santiago Antúnez de Mayolo; los
literatosCésarVallejo yMarioVargas
Llosa, primer Premio Nobel de
Literatura peruano; sanmarquinas
como Laura Rodríguez Dulanto y
Esther Festini de Ramos Ocampo,
primeras doctoras en Ciencias y en
Letras, respectivamente; y Ruth
Shady, investigadora de Caral e
Isabel Álvarez, investigadora de la
comida peruana.
La tradicional ceremonia eucarística, en la basílica del Convento de Santo Domingo, es seguida por las autoridades y
miembros de la comunidad sanmarquina.
Tras recibir la distinción, el doctor
Elmer Huerta expresó un sentido
discurso de agradecimiento a su alma
máter.