PERSONAJES DISTINGUIDOS

 

Alberto Hurtado

La obra de Alberto Hurtado Abadía es la continuación y extensión de los trabajos de Carlos Monge, quien fue el pionero de los estudios biológicos en los andes peruanos. Nacido en Lima el año 1901, el doctor Hurtado pertenece al grupo de científicos, que con plena conciencia nacional, supo ubicar, retomar y desarrollar una obra científica de carácter nacional y lo hizo con la intención de que esa cruzada humanitaria no se perdiera en cualquier recodo de nuestra historia.
En la Enciclopedia Biográfica e Histórica del Perú de Milla Batres se señala que las investigaciones de Alberto Hurtado tienen visos de una medicina nacional, las mismas que fueron plasmadas en libros como Estudios de metabolismos básicos en el Perú, Aspectos fisiológicos y patológicos de la vida en la altura y, en colaboración con Julio Pons Muzzo y César Merino, el tratado Verruga peruana.
Asimismo, se agrega que Hurtado Abadía inició esta importante labor de investigación al ingresar a la Facultad de Ciencias de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos y posteriormente la replanteó y perfeccionó en la Universidad de Harvard, en Estados Unidos.
A su retorno, en 1930, fue incorporado a la docencia universitaria en San Marcos. En este lapso alternó la docencia con la investigación y regentó la cátedra de fisiopatología. Gozó de reconocida fama como investigador en mérito a los trabajos realizados en la altura con el hombre andino.
Debido a su prestigio alcanzado como maestro universitario, el Gobierno lo nombró Director de Salud Pública, en 1940; siete años más tarde fue designado Ministro de Salud Pública, honor que repitió en dos oportunidades durante el Gobierno del doctor Luis Bustamante y Rivero.
Tras estas experiencias en el sector público, en 1956 es elegido Decano de la Facultad de Medicina de San Marcos, cargo que desempeñó hasta 1961. Posteriormente, junto a un grupo de docentes de la Decana de América, entre los cuales se encontraba el doctor Honorio Delgado, desconocieron el cogobierno estudiantil y como consecuencia fundaron la Universidad Peruana Cayetano Heredia, ejerciendo el decanato en la primera etapa de la naciente Facultad de Medicina de la nueva Universidad hasta llegar a ser el Rector de dicho centro de estudios.
El doctor Alberto Hurtado recibió numerosos premios y reconocimientos, de los cuales uno de los más importantes fue, sin duda, el Premio Bernardo Houssay otorgado por la Organización de Estados Americanos.
El Instituto Nacional de Biología Andina
En 1931 la Universidad Nacional Mayor de San Marcos crea el actual Instituto Nacional de Biología Andina a sugerencia del profesor Carlos Monge, quien asumió la dirección para luego dejarle la posta a Alberto Hurtado, quien desempeñaba el cargo de Director de Investigaciones de dicho Instituto.
El doctor Hurtado dio al Instituto Nacional de Biología Andina la pulcritud científica que personalmente lo caracterizó. Sus valiosos aportes estuvieron orientados especialmente a la fisiología en reposo y esfuerzo físico del hombre en el Ande.
Alberto Hurtado partió del mundo de los mortales en 1983, cuando desarrollaba investigaciones sobre la adaptación del hombre en las alturas, sin duda, la principal inquietud que animó su vida como médico y humanista.