PERSONAJES DISTINGUIDOS

 

Marco Antonio Garrido Malo

Nació en la siempre calurosa ciudad de Sullana, Piura, un 5 de junio de 1912.
Para muchos de sus colegas y, sobre todo, para sus cientos de discípulos se trata, sin duda, de un paradigma de la educación farmacéutica.
Marco Antonio Garrido Malo ha recorrido los linderos de la docencia universitaria, la industria farmacológica y la política, pues, como se recordará, fue diputado, constituyente y senador.

 

Formación europea

Al poco tiempo de terminar la educación secundaria en el centenario Colegio Guadalupe, Garrido Malo enrumba al viejo continente para consolidar su formación universitaria. Se establece en Francia y comienza a estudiar Ciencias en la universidad de Poitiers y, luego, Farmacia en Tours, donde en 1937 se graduó como Farmacéutico y Especialista en Análisis Bioquímico.
Regresa al Perú en 1939, pero a los pocos años regresa nuevamente a Francia para especializarse y obtener el grado académico de Doctor en Farmacia y Bioquímica, esta vez otorgado por la universidad de La Sorbona.
En San Marcos
En los claustros sanmarquinos Garrido Malo sobresale como innovador de técnicas y tendencias para la profesión farmacéutica, siendo distinguido años más tarde como Profesor Emérito de esta casa superior de estudios. Antes, ocupa el cargo de Decano de la Facultad y emprende una intensa labor editorial publicando obras técnicas y científicas. Al mismo tiempo, reestructura el plan de estudios curriculares y plantea la necesidad de crear institutos de investigación. Son los antecedentes de lo que hoy se conoce como el Instituto de Química Biológica, que fue creado sobre las bases de las cátedras de Bioquímica y Análisis Clínicos.
Construido y equipado en gran medida por las gestiones de Marco Antonio Garrido Malo, en ese entonces diputado por Sullana, el Instituto ganó prestigio y reconocimiento internacional por el talento y la colaboración de muchos profesores de San Marcos, del sistema de la universidad peruana y, particularmente, por la visita de célebres científicos extranjeros, como el caso del doctor Severo Ochoa, Premio Nobel, quien ofreció un curso de postgrado para ser homenajeado después, en una tarde apoteósica, en el Salón de Grados de la vieja casona sanmarquina.
En la arena política
Sus deseos de servir a la comunidad lo inician en las filas del Rotarismo, después como Gobernador regional; pero el salto consagratorio lo constituye, ciertamente, su ingreso al Parlamento Nacional como diputado por Piura. Posteriormente, vendría su elección como representante a la Asamblea Constituyente en 1978, donde presidió la Comisión de Salud y Previsión Social; y, finalmente, su participación como senador de la República. Aquí es menester señalar su empeño y manifiesto interés por establecer las Segundas Especialidades como garantía de marco en todas las profesiones universitarias. Así, se impulsa la formación de cardiólogos expertos en derecho internacional, oncólogos expertos en industria farmacéutica, ingenieros expertos en estructuras. En un mundo tan competitivo ya no existe el profesional todista o el enciclopedista profesional. En resumen, la Segunda Especialiadad profesional se consagró en los artículos N.° 17, 22, 23 de la Ley Universitaria N° 23733.
Industrial farmacéutico
Premiado con la Medalla de Oro de la Fundación Hipólito Unanue, Gran Oficial de la Orden Salud Pública del Perú, Caballero de la Legión de Honor de Francia, Marco Antonio Garrido Malo funda una industria farmacéutica en 1948: Laboratorios Garrido Malo, que poco tiempo después se asocia con el Instituto Químico Biológico S. A. (BIOSA). En 1960 se adapta a la Ley de Industrias como Laboratorios MAGMA S. A. y tras asociación con Sanitas, se ha convertido ahora en Corporación Infarmasa S. A.
Estamos, en realidad, ante el pionero de la industria farmacéutica nacional, un hombre de voluntad férrea que supo encaminar su vida por vertientes distintas, pero nucleadas por un mismo objetivo: servir cada día para mejorar la calidad de vida de los peruanos.