PERSONAJES DISTINGUIDOS

 

Emilio Barrantes Revoredo

Nacido en 1903, este ilustre cajamarquino es autor de libros capitulares en la bibliografía peruana. Ha sido distinguido con las Palma Magisteriales de primera clase y con el Premio Nacional de Fomento a la Cultura.
"Diría que no la escogí yo, sino que la Educación me escogió a mí", manifestó el educador Emilio Barrantes Revoredo, uno de los sanmarquinos ilustres que a sus 96 años de edad se mantiene lúcido y continúa publicando libros.
Acaba de presentar su última obra "El Perú vivo" que es un conjunto de reflexiones sobre la problemática peruana, donde los aspectos geográficos, históricos, culturales son analizados detalladamente. "Este libro es para los niños, adolescentes, jóvenes y ancianos. Su propósito es que los peruanos comprendan y amen al Perú", precisó el autor.
La doctora Adriana Saco, una de las presentadoras de la obra, señala que el libro es toda una reflexión filosófica y un tributo al Perú, donde el autor marca una visión específica y se preocupa por el futuro del país.
Emilio Barrantes no le gusta hablar sobre la importancia de sus libros, su única preocupación es que sean leídos y analizados por todos los peruanos. También cree que la educación es una proyección del Perú. "La realidad actual del Perú, indica la situación de la educación", aseguró.
Una de sus grandes preocupaciones es el desarrollo de la educación. En 1969, durante el gobierno militar de Juan Velasco Alvarado, presidió, junto a Augusto Salazar Bondy, Malpica y otros sanmarquinos, la Comisión de la Reforma de la Educación. En este proyecto hicieron un diagnóstico de la problemática educativa y plantearon la reforma de la educación en todo los niveles, concibiéndola como un sistema integrado que va desde la educación inicial hasta la superior.
"Una de las propuestas de esta comisión fue crear el doctorado en la universidad y fundar un Instituto de Altos Estudios, donde se tenía que fomentar la investigación en un nivel superior. Lamentablemente esta reforma se frustró con los gobiernos de García y Belaúnde", aseguró Adriana Saco.
Sanmarquino por convicción
Se graduó de profesor en el Instituto Pedagógico Nacional de Varones. En 1946 completó sus estudios superiores en la sección pedagógica de la facultad de Letras de San Marcos, donde optó el grado de doctor en Pedagogía con una tesis sobre "La educación secundaria en el Perú".
Tras la creación de la facultad de Educación en su alma mater, asumió las cátedras de "Metodología de la enseñanza y de la historia", "Pedagogía general" y "Metodología general" e, inclusive, ejerció el decanato durante dos períodos (1956-1961 y 1964-1967).
Pedagogía, Vida en las aulas, Tarea que debe cumplir la educación en el Perú, La historia de la educación en el Perú y La escuela Humana, distinguida con el Premio Nacional otorgado en 1964 a los estudios sobre educación, son algunos de sus títulos más recordados y comentados.
Actualmente está escribiendo un nuevo libro que llevará el título de "Impresiones" porque contiene las experiencias y conocimientos que ha recibido en Europa, en otros países y en especial en el Perú. "Tengo la manía de escribir libros y lo seguiré haciendo por siempre", aseguró el autor de "Perspectivas y análisis de una realidad cambiante".
Barrantes presidió de la Junta Permanente de Coordinación Educativa, así como de la Comisión de Estudios de la Situación del Magisterio.
Miembro ilustre de la generación del 50, Emilio Barrantes antes de formar parte de San Marcos, fue director del Instituto Moderno en 1932; luego con el mismo cargo pasó al centro escolar Nº 484 de Palca, donde evaluó, experimentó y dirigió la organización de una comunidad de niños y profesores.
Requerido por el Ministerio de Educación Pública, en agosto de 1941 asumió la jefatura de la Sección Pedagógica de Educación Secundaria y cooperó en la renovación de los planes y programas curriculares.