Doctora Fabiola León-Velarde Servetto, presidenta del Concytec.

Las relaciones entre Perú y China, que se han venido reforzando en los últimos años en los diversos campos de la producción, tecnología, comercio, academia y otros de interés para ambos países, fue el tema central de la conferencia “Relaciones bilaterales entre Perú y China: retos y oportunidades”, desarrollada en la Segunda Reunión Anual del Consorcio Universitario Fudan - América Latina (FLAUC), que se lleva a cabo en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (UNMSM).

En la cita, realizada hoy en el Salón General del Centro Cultural de San Marcos, con la conducción del economista sanmarquino Humberto Campodónico, se destacó que el Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC) y el tratado de libre comercio (TLC) con China son algunos de los instrumentos que han permitido el crecimiento de las economías del Perú y China, según indicaron los expositores Fabiola León-Velarde, presidenta del Concytec; Juan Carlos Capuñay, exembajador del Perú en China, y Allan Wagner, director de la Academia Diplomática del Perú (ADP).

Juan Carlos Capuñay Chávez, exembajador de Perú en China.

La doctora León-Velarde consideró importante la cooperación que se pueda establecer con China respecto a las tecnologías emergentes, manufactura, robótica, nanotecnología, inteligencia artificial e internet de las cosas, que se viene trabajando intensamente en la Universidad de Fudan, para que Perú continúe su ascenso en la innovación.

En ese sentido, la presidenta del Concytec proporcionó información relevante del rol de dicha institución, que será básica para un futuro entendimiento y relación científica con la Universidad de Fudan y el citado consorcio, así como las posibilidades de trabajar en ese intercambio. Mencionó que el consejo que preside es el ente rector del Sistema Nacional de Ciencia y Tecnología e Innovación Tecnológica (Sinacyt), conformada por la academia, los institutos de investigación del Estado, las organizaciones empresariales, las comunidades y la sociedad civil.

“Los consorcios nos parecen de la mayor importancia para realizar las tareas de investigación, mejorar las capacidades, articular con el sector productivo y trabajar con las regiones”, afirmó la doctora León-Velarde, quien citó como esquemas financieros que apoyan la investigación en el Perú, con aproximadamente 5000 investigadores, al proyecto con el Banco Mundial de 100 millones de dólares, y la Ley N.º 30309, referida a los beneficios tributarios para las empresas que inviertan en I+D+i (investigación, desarrollo e innovación).

Doctor Allan Wagner Tizón, director de la Academia Diplomática del Perú.

Instrumentos

A su turno, el embajador Capuñay dijo que la relación entre ambos países se ha ido sustentando y fortaleciendo a través de cuatro instrumentos fundamentales. El primero de ellos es el TLC suscrito el 2008, el cual ha dado lugar que China sea el primer socio comercial del Perú y el principal mercado para las exportaciones peruanas.

Un segundo instrumento es la Asociación Estratégica Integral, creada el 2012, que se fortaleció con la visita al Perú, el 2016, del presidente chino, Xi Jinping, la cual permite formular una complementariedad entre ambos países en transferencia de tecnología, en proyectos mineros, en cooperación económica y financiera, en coincidencias regionales y en política de pueblo a pueblo, conectividad y academia.

El Comité de Diálogo Económico y Estratégico, y el Plan de Acción Bilateral 2016-2021 son los otros instrumentos que permiten implementar una serie de actividades en sectores, como educación, ciencia, tecnología, industria, entre otros de interés a fin de llegar a fechas importantes para ambos países, como el Bicentenario de la Independencia del Perú y el Centenario de la Fundación del Partido Comunista Chino.

“Estos cuatro instrumentos han dado lugar a la formación de espacios que han sido muy fructíferos para ambos países, y todos se pueden llevar adelante, porque existe una apertura de China. Necesitamos contar con una hoja de ruta que debemos seguir para tener un planteamiento integral, con un cronograma multianual en el que participen los 3 pilares de la mesa APEC: Gobierno, sector privado y la academia”, enfatizó el embajador Capuñay.

Magíster Humberto Campodónico Sánchez, docente de la UNMSM.

APEC

Por su parte, el doctor Allan Wagner expresó que el crecimiento de la economía china ha significado un cambio importante en las relaciones dentro del APEC, foro multilateral creado en 1989, del cual Perú ha sido sede de la cumbre en dos oportunidades (2008 y 2016). Está conformado por 21 economías de Australia, Brunei Darussalam, Canadá, Chile, China, Hong Kong, Indonesia, Japón, Corea, Malasia, México, Nueva Zelanda, Papua Nueva Guinea, Perú, Filipinas, Rusia, Singapur, Taipei China, Tailandia, Estados Unidos y Vietnam.

Según explicó el director de la ADP, un aspecto importante del cambio del APEC es que desde su creación las economías son de mediano desarrollo hacia arriba, configurando una nueva naturaleza de intercambio que, para Perú, ha significado un incremento de 7 millones a 44 millones de dólares; casi el 70 % de las exportaciones e importaciones han sido intrarregionales; el Perú ha negociado acuerdos de libre comercio con miembros del APEC y, recientemente, se ha incorporado al Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP), que será una de las bases en que se asiente la futura zona de libre comercio en el marco del APEC.

Mencionó que actualmente preside un grupo de trabajo conformado por representantes de las economías miembros del foro para hacer una revisión de lo avanzado y el futuro de sus metas. El informe será alcanzado a los ministros y a sus respectivos líderes de los países. Entre los temas de interés, está el aspecto de la conectividad y la inclusión, tanto de empresas como de género.