Delegación de científicos que formaron parte de la XXIII Campaña Científica del Perú a la Antártida.

Cincuenta días de intensa labor de investigación en la Estación Científica Antártica Machu Picchu (ECAM), ubicada en la isla Rey Jorge o 25 de Mayo, vivieron los 43 miembros de la Vigésimo Tercera Campaña Científica del Perú a la Antártida (Antar XXIII), entre quienes destaca el biólogo de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (UNMSM) Ángel Ramírez Ordaya. Fruto de este trabajo, la delegación de científicos peruanos logró emprender 11 proyectos de investigación científica, de gestión ambiental y servicios especializados en la referida estación.

Biólogo sanmarquino recibe diploma de reconocimiento por su valiosa participación en Antar XXIII.

Mantener activo el rol del Perú dentro del Sistema del Tratado Antártico, mediante la promoción de la investigación científica y la conservación de esta zona como un ambiente de paz, fue uno de los objetivos centrales de la expedición Antar XXIII, conformada por especialistas de 12 instituciones nacionales.

De los 11 proyectos científicos desarrollados, en el ámbito nutricional figura un estudio sobre el potencial de los granos nativos peruanos como parte de la dieta del personal que radica en la Antártida. En el campo de la ciencia pura destacan diversos trabajos asociados a relacionar la respuesta de la diversidad biológica marina frente al cambio climático. De igual forma, se identificaron zonas estables para un posterior crecimiento del ECAM y la factibilidad del aprovisionamiento de agua para el consumo humano. En el ámbito de la gestión ambiental se ejecutaron actividades de monitoreo orientadas a conocer el eventual impacto que genera la presencia humana en los alrededores de la estación.

Autoridades peruanas junto a investigadores.

Por parte de la UNMSM, el especialista en líquenes Ángel Ramírez Ordaya participó en un estudio sobre el comportamiento de la liquenobiota –conjunto de líquenes– en el continente blanco ante las consecuencias del cambio climático. “Durante mi estancia en la estación científica Machu Picchu me dediqué a estudiar el comportamiento de los líquenes frente al calentamiento global. En esta expedición se evaluaron 23 cuadrantes de líquenes y se identificaron alrededor de mil individuos de una especie de líquen llamada Usnea antártica, la cual soporta climas extremos como alta radiación solar y fuertes vientos; ello la convierte en bioindicador ante el cambio climático”, expresó Ramírez Ordaya.

Aporte a la ciencia

El ministro de Relaciones Exteriores, Gonzalo Gutiérrez Reinel.

A su retorno a nuestro país, los integrantes de Antar XXIII fueron recibidos por altas autoridades del Ministerio de Relaciones Exteriores, liderados por el embajador Gonzalo Gutiérrez Reinel, quien remarcó la importancia de esta expedición en la política exterior. “Desde que se firmó en 1989 el Tratado Antártico, es uno de los temas relevantes en la política exterior. De este modo se planea continuar con los trabajos de investigación para ahondar en el conocimiento científico y precisar cómo afectan los fenómenos que se desarrollan en esa región sobre nuestro país”, aseguró durante la ceremonia realizada, el 27 de febrero, en el Grupo Aéreo Nº 8 de la Fuerza Aérea del Perú (FAP), en el Callao.

Asimismo, indicó que se está coordinando con las Fuerzas Armadas la adquisición de un buque para futuras expediciones a la Antártida, el cual estaría operando el próximo año.

Vicerrector de Investigación, Dr. Bernardino Ramírez Bautista y la directora del Museo de Historia Natural, Betty Millán Salazar asistieron a la ceremonia de bienvenida.

A este importante acto protocolar también asistieron la directora general de Soberanía, Límites y Asuntos Antárticos del Ministerio de Relaciones Exteriores, Noela Pantoja Crespo; el viceministro de Recursos para la Defensa, Sr. Jakke Raimo Valakivi Álvarez; el viceministro de Relaciones Exteriores, Claudio de la Puente Ribeyro; el jefe de Antar XXIII, coronel de la FAP, Jorge Lozada Maldonado; así como funcionarios de las Fuerzas Armadas del Perú y familiares de los científicos. En el caso de la UNMSM, estuvieron presentes el vicerrector de Investigación, Dr. Bernardino Ramírez Bautista y la directora del Museo de Historia Natural, Dra. Betty Millán Salazar.