Sr. Ronald Cáceres.

En el proceso de adecuación a la nueva Ley Universitaria Nº 30220, las resoluciones rectorales también vienen adoptando el cambio necesario para su emisión. Por ello, la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (UNMSM),  a través de la Oficina de Secretaría General, desarrolló el seminario “Las Resoluciones Universitarias en el contexto de adecuación a la nueva Ley Universitaria”, a fin de unificar criterios con las 20 Facultades sanmarquinas, y actualizar las normas vigentes  en el proceso de elaboración de estos documentos.

“Las resoluciones universitarias son actos administrativos que tienen como finalidad resolver una acción, de forma legal, las cuales son emitidas por autoridades competentes”, indicó el  Sr. Ronald Cáceres Tapia, jefe de la Unidad de Proyección de Resoluciones Rectorales de la UNMSM. He ahí la importancia de estos documentos, razón por la que su constante actualización es prioridad para el desarrollo de la UNMSM.

La precisión en la rectificación de las resoluciones rectorales fue uno de los principales acuerdos a los que se llegó en este seminario; es decir, es necesario que se indique no solo el asunto, sino el acto administrativo por el cual se va a modificar alguna parte del documento. Además, se señaló que las únicas autoridades que poseen la competencia para aprobar una resolución universitaria son el Rector, la Asamblea Universitaria, el Consejo Universitario, el Consejo de Facultad y los decanos, lo cual también está contemplado en la Ley Nº 30220.

En otro momento, se explicó sobre los convenios y las adendas. Estas últimas son aprobadas para precisar condiciones o para ampliar el periodo de vigencia de los primeros. Asimismo, se trató el tema de la amnistía académica, que autoriza a los alumnos de pre y posgrado a regular su matrícula o reactualizarla.

Otro importante acuerdo estuvo referido a la redacción en el caso de los grados académicos de magíster y doctor, para los que son necesarios verificar las actas de su aprobación, las cuales deben contener, además de las notas, sus equivalencias (expresadas en frases como “excelente”, “muy bueno”, “bueno” o “aprobado”).

La actividad buscó unificar criterios con las 20 Facultades sanmarquinas en el proceso de elaboración de las resoluciones rectorales.

El Sr. Cáceres Tapia recomendó que el poseer una computadora, ficheros, libros – documentos como la Constitución Política del Estado, Nueva Ley Universitaria, Estatuto Universitario– y, por supuesto, el acceso a bibliotecas virtuales son los  cuatro elementos básicos para una buena emisión de una resolución universitaria.

Por su parte, el Mg. Juan Anicama Pescorán, jefe de la Oficina General de Planificación, a través de su ponencia “Alcances del Programa de Fortalecimiento Institucional para la Calidad de la Formación Universitaria (PFICFU)  2016-2021 en la emisión de resoluciones rectorales”, sostuvo que la manera más óptima de alcanzar los objetivos de este seminario es mediante el fortalecimiento de la gestión administrativa.

"Las actividades del PFICFU están destinadas a la capacitación y preparación del personal administrativo en sistemas de gestión de calidad, en una lógica de modernización de las instituciones con permanente actualización a fin de mejorar su atención al estudiante, docente u otros usuarios”, destacó el Mg. Anicama.

Así, mediante este programa, alineado a las demandas de la nueva Ley Universitaria, se pretende emitir las resoluciones rectorales de manera conjunta entre todas las Facultades sanmarquinas a fin de homogeneizar el trabajo en la Decana de América.