De izq. a der.: David Guardia, arquitecta Gabriela Mejía, Karen Napan, Sandra Paico y el administrador de la empresa contratista Consorcio Universitaria, Carlos Mendoza.

Los trabajos que actualmente se vienen realizando, como parte del servicio de “acondicionamiento e implementación de los dormitorios para la residencia universitaria de la UNMSM”, permitirán mejorar la calidad de vida y el hospedaje de los estudiantes sanmarquinos del interior del país y de Lima que allí residen.

Hasta hace unos días, las 90 habitaciones del pabellón B de la residencia estaban separadas por materiales inapropiados, como cartones, triplay, cortinas o cualquier otro objeto que esté a la mano de los residentes; pero ahora esta penosa realidad cambiará significativamente cuando concluyan las tareas de acondicionamiento efectuadas por la empresa contratista Consorcio Universitaria.

Vista de una de las habitaciones de la residencia universitaria en la actualidad. Esta realidad cambiará radicalmente cuando concluyan las tareas de mejora.

“Uno de los objetivos principales de la actual gestión rectoral, a través de la Oficina General de Bienestar Universitario (OGBU), ha sido mejorar los servicios básicos de la residencia universitaria, dotarla de buenos ambientes para que nuestros estudiantes puedan vivir ahí en condiciones decentes”, declaró el jefe de la OGBU, David Guardia Caja.

En esa línea, la arquitecta Gabriela Mejía Ramírez, de la Oficina de Estudios y Proyectos, de la Oficina General de Infraestructura Universitaria (OGIU) de la UNMSM, que dirige el ingeniero Guido Merino Neira, dio detalles de las mejoras que contempla el citado servicio.

Los trabajos de acondicionamiento e implementación de los dormitorios avanzan según lo planificado.

Así, la especialista informó que se instalarán cinco módulos en cada uno de los tres pisos del pabellón. Cada módulo constará de seis habitaciones, que serán acondicionadas con el sistema drywall (sistema de parantes metálicos revestidos con plantas de yeso, que funcionan como muros divisorios).

Mejía Ramírez aseguró que se trata de un buen material, que, además, es acústico, pues no permite que pase el ruido de un dormitorio a otro. También se colocarán puertas, se pintarán los ambientes y habrá una sala de estar para recibir a las visitas.

Es preciso destacar que las 90 habitaciones unipersonales contarán con mobiliario nuevo, como clóset, cama con colchón de una plaza, mesa de noche, escritorio, repisa y un estante de melamine con puertas de vidrio.

Pabellón B de la residencia de la Ciudad Universitaria, donde se realizan los trabajos de mejora.

Finalmente, se implementará el sistema eléctrico en los dormitorios y en dos salas de estudio ubicadas en el segundo y tercer piso, que incluye la instalación de tomacorriente y puntos de luz para que los alumnos puedan estudiar y utilizar artefactos como planchas, laptops, baterías de celulares, etc.

“Con estos trabajos se mejorarán las condiciones de habitabilidad del estudiante residente pues dispondrá de un espacio ordenado e iluminado para desarrollar sus actividades diarias”, remarcó la arquitecta Gabriela Mejía.

El referido servicio demandará una inversión de 238 604.60 soles y se ejecutará con fondos ordinarios de la UNMSM. Los trabajos comenzaron este 4 de diciembre y se culminarán en el plazo de 30 días calendario.

Vale anotar que en esta iniciativa para mejorar la residencia también ha participado activamente la comisión de estudiantes de infraestructura de la residencia de la Ciudad Universitaria, que tiene como presidenta a Sandra Paico Carrasco, y como vicepresidenta a Karen Napan Gómez.