En la mesa de honor, de izq. a der.: Carlos Carcelén, Manuel Velázquez, Orestes Cachay, Harry Belevan-McBride, Carlota Casalino y Ricardo Vásquez.

La UNMSM, a través del Instituto Raúl Porras Barrenechea (IRPB), y el Congreso de la República organizaron un conversatorio, en el que se recordó la vida y obra del ilustre sanmarquino al cumplirse el centésimo vigésimo aniversario de su natalicio.

Así, el historiador Carlos Carcelén Reluz destacó el papel de Porras como creador de historiografías y sus aportes a la ciencia histórica, tales como su descubrimiento de fuentes históricas, la construcción de la clasificación de las mismas y el replanteo de otros temas, como la conquista española. “Para Porras, los discursos históricos iban cambiando como cambian las coyunturas políticas. Sin él no se puede conocer el siglo XVI”, subrayó Carcelén Reluz.

El conversatorio se realizó en el hemiciclo Raúl Porras Barrenechea del Congreso de la República.

Por su parte, la doctora Carlota Casalino Sen resaltó el trabajo del maestro sanmarquino, nacido en Pisco en 1897, quién se desempeñó en el Parlamento (1956-1960), donde sus intervenciones en torno a la educación fueron muy celebradas, y del que llegó a ser su presidente en 1957.

“Porras cumplió a cabalidad su labor como parlamentario y fiscalizador del ochenio de Manuel A. Odría. Actuó de acuerdo a sus principios y valores, y fue actor del debate público y la conciencia de la nación de su época, que se necesitaba y se necesita hoy en día”, enfatizó la también docente sanmarquina.

A su turno, el doctor Manuel Velázquez Rojas hizo hincapié en lo que —según afirmó— fueron dos de las grandes pasiones de Porras Barrenechea: Perú y San Marcos. “El principal iniciador de la reforma universitaria en nuestro país fue Porras”, aseveró Velázquez Rojas.

El conversatorio denominado “Raúl Porras en la historia peruana”, efectuado el jueves 30 de marzo en la sede del Palacio Legislativo, fue presidido por el rector de la UNMSM, doctor Orestes Cachay Boza, acompañado del jefe del Fondo Editorial del Congreso de la República, Ricardo Vásquez Kunze, y del director ejecutivo del IRPB, embajador Harry Beleván-McBride.