Doctores Jorge Alarcón y Jorge Sánchez en frontis de la Unidec.

Proyectos de investigación de alto nivel viene desarrollando el Centro de Investigaciones Tecnológicas, Biomédicas y Medioambientales (CITBM), primer foco de excelencia en investigación, desarrollo e innovación (I+D+i) en temas de salud y medioambiente, además de contribuir a la formación de investigadores altamente calificados.

Organizado y dirigido por la UNMSM e integrado por universidades e institutos de investigación nacionales y extranjeros, públicos y privados, dicho centro “orienta sus líneas de estudio en biotecnología y salud, y agua, suelo y sociedad”, explicó el doctor Jorge Alarcón Villaverde, director ejecutivo del CITBM y docente de la Facultad de Medicina de esta casa superior de estudios.

En ese sentido, “el CITBM viene gestionando una serie de proyectos con los cuales busca ayudar a la diversificación productiva del país y al bienestar de la población en un entorno saludable”, precisó el destacado investigador sanmarquino.

Agua, suelo y sociedad

En el área de Agua, Suelo y Sociedad, los investigadores de la Facultad de Ciencias Físicas vienen trabajando en el proyecto “Tratamiento/remediación y recuperación de bahías usando procedimientos innovadores”. Este trabajo de cuatro etapas plantea desarrollar procesos y protocolos para la remediación y recuperación de bahías contaminadas con metales pesados y contaminantes orgánicos empleando la nanotecnología. Asimismo, establecer un estudio preliminar sobre la implementación de un sistema de control y vigilancia satelital de los recursos hidrobiológicos.

El proyecto “Cambio climático y manejo de recursos hídricos” tiene como finalidad dar soluciones integrales en el manejo de aguas superficiales y subterráneas para establecer una gestión óptima de los recursos hídricos desde los acuíferos más apropiados, y la reutilización de aguas servidas bajo condiciones ambientalmente sostenibles, técnicamente viables; así como económica y socialmente deseables.

Doctor Jorge Alarcón Villaverde, director ejecutivo del CITBM.

Biotecnología y salud

En el área de Biotecnología y Salud, los investigadores estudian nuevos métodos diagnósticos y tratamientos para enfermedades prevalentes en el Perú, como la malaria, leptospirosis, leishmaniosis y tuberculosis, entre otras.

Por ejemplo, el proyecto “Desarrollo de pruebas de diagnóstico rápido para tamizaje y diagnóstico de leptospirosis” tiene como objetivo principal la detección diferencial de esta enfermedad.  “Ya se ha avanzado en la secuenciación de casi 90 especies de este germen, conocimiento necesario para desarrollar un método diagnóstico rápido o para una vacuna”, explicó el doctor Alarcón.

De otro lado, “Puerto marítimo y aeropuerto internacional seguro y saludable, Callao (Perú)” es otro proyecto que busca fortalecer los sistemas de vigilancia epidemiológica y respuesta frente al riesgo de introducción de Eventos de Salud Pública de Importancia Internacional (ESPII), en los puntos de entrada internacional (Puerto Marítimo del Callao y Aeropuerto Internacional Jorge Chávez). Este proyecto se ejecuta en colaboración con la Dirección Regional de Salud del Callao.

Otras investigaciones son “Desarrollo y validación de pruebas rápidas de diagnóstico inmediato de malaria para facilitar el control y eliminación de la malaria en el Perú”, “Identificación y caracterización de proteínas antigénicas de Plasmodium vivax en la búsqueda de una vacuna efectiva contra la malaria vivax”, “Validación in-silico e in-vitro de péptidos para diagnóstico de leishmaniosis”.

Así también, “Desarrollo de un sistema de diagnóstico oportuno para la meningoencefalitis tuberculosa, una enfermedad discapacitante en el Perú”, “Desarrollo de plataformas para el diagnóstico y vigilancia molecular de infecciones que cursan con síndrome febril y síndrome diarreico agudos” e “Interacciones huésped-patógeno en tuberculosis multidrogo-resistente”. Este último, en colaboración con el Consorcio MDR-TBNet, en el que participan centros especializados de España, Francia, Alemania, Italia y Brasil.

Parte del equipamiento del CITBM.

Unidec

En el marco de las actividades del CITBM en Biotecnología  y Salud, y luego de la autorización del Instituto Nacional de Salud, en coordinación con la Facultad de Medicina, se inauguró la Unidad de Ensayos Clínicos (Unidec) en el Policlínico del Instituto de Medicina Tropical “Daniel Alcides Carrión”, con el propósito de evaluar nuevas pruebas diagnósticas, medicamentos y vacunas.

“Con investigadores de alto nivel, la unidad está preparada para responder los desafíos de la  investigación en ensayos clínicos en la especialidad de infectología, neumología y ginecología, contando con las áreas de manejo de datos y de consejería, una enfermería, consultorio médico, farmacia, almacén y otros requerimientos en cumplimiento a los estándares establecidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para la atención de pacientes”, explicó el doctor Jorge Sánchez, coordinador de la Unidec.

En este lugar, se desarrollan dos ensayos clínicos en prevención del VIH financiados por los National Institutes of Health. El primero evaluará la eficacia y la seguridad de un medicamento antiretroviral, como profilaxis de preexposición en 4500 personas en todo el mundo, de las cuales 750 serán participantes peruanos. El segundo evaluará la eficacia y seguridad de anticuerpos monoclonales como prevención del VIH en 2400 personas de Estados Unidos, Brasil y Perú.

Antecedentes del CITBM

En diciembre de 2014, el CITBM resultó ganador, entre 22 proyectos, del concurso de centros de excelencia convocado por el Consejo Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación Tecnológica (Concytec) para promover la diversificación productiva del país sustentado en la investigación y la innovación.

Este centro, con su red de instituciones y empresas colaboradoras del país y extranjero, fomenta la formación de investigadores y orienta su trabajo en las líneas de estudio en biotecnología y salud, y agua, suelo y sociedad, tiene como meta lograr al término de sus cinco años de vigencia, publicaciones científicas, patentes, productos de innovación activos y un mínimo de investigadores con grado de magíster y doctor en las líneas propuestas.