Los nuevos ómnibuses en su paradero inicial de retorno, en la explanada de la Facultad de Odontología.

Cuatro modernos ómnibus se incorporaron a la flota de vehículos de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (UNMSM), los cuales ya circulan por los conos de Lima brindando un servicio de transporte gratuito y de calidad a estudiantes y trabajadores, desde sus zonas de residencia hasta la Ciudad Universitaria y viceversa.

De estreno

Se trata de cuatro ómnibus urbanos, cero kilómetros, de la prestigiosa marca alemana Mercedes Benz, fabricados el 2017. Sus 12 metros de largo le permiten albergar a 48 pasajeros cómodamente sentados e igual número de usuarios de pie.

Ómnibus que recorre la ruta sur, de la Ciudad Universitaria hasta el Hospital María Auxiliadora.

“La adquisición de nuevos ómnibus responde a la necesidad de renovar las unidades que prestan el servicio en las rutas de los conos, especiales para la comunidad universitaria. Además, buscamos que el servicio tenga la garantía de seguridad tanto del personal conductor como de los usuarios en general”, aseguró el jefe de la Oficina de Servicios Generales, Operaciones y Mantenimiento (OSGOM), ingeniero Pedro Ramírez.

Entre las ventajas y bondades de los ómnibus, el jefe de taller de mantenimiento de la Oficina de Servicios de Transportes y Maestranza (OSTM), Francisco Marquina, mecánico con 42 años de labores en San Marcos, precisó que cuentan con motor electrónico, son más potentes, tienen más capacidad de carga, consumen menos combustible y no emiten gases contaminantes. Cuentan, además, con SOAT y han pasado revisión técnica especializada.

Con los nuevos ómnibus, la comunidad sanmarquina tendrá un viaje más cómodo y seguro.

Por los conos de Lima

De lunes a viernes, a las 6:20 de la mañana, cada uno parte de sus paraderos de origen, de los conos norte, sur, este y del centro. Al cabo de, aproximadamente, una hora y quince minutos de recorrido, arriban, a tiempo, al campus universitario, para que estudiantes y trabajadores puedan cumplir con sus cotidianos compromisos académicos y laborales.

Por la tarde, luego de una fructífera jornada de trabajo y de estudios, la comunidad sanmarquina nuevamente tiene a su disposición los cuatro ómnibus, popularmente conocidos como “burritos”, para retornar a sus hogares.

Ómnibus están bajo la administración de la OSTM, dirigida por la Sra. Elena Cayetano Clemente, oficina que pertenece la OSGOM.

Burrito al sur

5:40 p. m. Desde su estacionamiento ubicado en el local de la OTM, llega el primer ómnibus (ruta sur) al paradero de la Facultad de Odontología, donde aguardan, formando colas, los trabajadores de la UNMSM. Minutos después arriban las demás unidades que se dirigen a los conos restantes.

Don Geremías Esteban Camacuari, trabajador con 32 años de servicios en esta universidad, residente de Villa El Salvador y asiduo pasajero sanmarquino, cuenta que él y sus compañeros han recibido con beneplácito la adquisición de nuevos ómnibus destinados al servicio de transporte hacia los conos.

“Ha sido una buena iniciativa ampliar la flota de ómnibus, pues la movilidad es sumamente valiosa e importante para estudiantes y trabajadores, ya que te permite reducir el tiempo de viaje y ahorrar el gasto de pasaje. De otra manera, tendría que tomar el tren eléctrico, luego una cúster’ hasta San Marcos (puerta 1) y de ahí caminar hasta el Instituto de Medicina Tropical, donde llegaría tarde, cansado y con menos dinero en el bolsillo”, comenta el señor Esteban.

Alrededor de 900 sanmarquinos resultan beneficiados diariamente con el servicio de transporte a los conos de Lima.

6:00 p. m. Salen los ómnibus de la Facultad de Odontología con dirección al paradero de la Facultad de Derecho y Ciencia Política para recoger a centenares de estudiantes, quienes esperan de manera ordenada y con expectativa de subir a los “burritos”.

6:07 p. m. Con trabajadores y estudiantes, en su mayoría, y en plena hora punta, el ómnibus, que se dirige al cono sur, sale de la Ciudad Universitaria por la puerta 1, que da a la avenida Venezuela.

“El viaje es mucho más cómodo con estos nuevos ómnibus, ya que con los otros se sentían los baches y movimientos. Además, pueden viajar más alumnos, porque tienen mayor capacidad”, opina Luz Coronel, quien ingresó el 2017 a la Escuela Profesional de Contabilidad. Ella vive en San Juan de Miraflores y usa el servicio diariamente para ir a la universidad y regresar a casa.

“Con este medio de transporte, llego más rápido que con otro ómnibus de transporte público. Me da tiempo para acceder al servicio del desayuno en el comedor universitario y luego ir a mis clases. Además, viajar aquí es más seguro y me permite ahorrar en pasajes. Normalmente, con carné universitario, gastaría seis soles diarios, ida y vuelta; así que, en ese sentido, también me ayuda bastante”, destaca Luz con gratitud.

Paradero de estudiantes en la Facultad de Derecho y Ciencia Política.

6:30 p. m. Luego de un desplazamiento medianamente fluido por las avenidas Universitaria y La Marina, el ómnibus se topa con el primer congestionamiento vehicular de la ruta, a la altura de la avenida Sánchez Carrión (ex-Pershing), en dirección a Javier Prado Oeste (San Isidro).

6:58 p. m. Después de casi una hora de viaje, desciende de la flamante unidad móvil sanmarquina el primer pasajero, un joven estudiante, a la altura de Carlos Tenaud con Petit Thouars, en Miraflores.

El “burrito” prosigue lentamente su recorrido en medio del intenso tráfico y el caos vehicular limeño. En su interior, quizás para aliviar la estresante situación, los pasajeros dialogan animadamente, portan audífonos para oír su música favorita, revisan sus celulares, leen libros o simplemente duermen agotados por el trajín diario.

7:52 p. m. Un grupo de pasajeros, alrededor de 10 personas, desciende en el concurrido paradero La Bolichera, en Surco.

Estudiantes sanmarquinos abordan el ómnibus de la ruta sur rumbo a sus hogares.

7:57 p. m. Atrás queda el paisaje urbano de edificaciones y departamentos levantados o en construcción del llamado boom inmobiliario, que describe el crecimiento vertical de la Lima moderna en los últimos años, y se llega al muy conocido Puente Atocongo, puerta de ingreso al popular y pujante distrito de San Juan de Miraflores.

8:09 p. m. Han transcurrido dos horas con dos minutos y el “burrito” sanmarquino, al fin, llega a su paradero final de la ruta sur: el Hospital María Auxiliadora. Tras agradecer al amable chofer Alvaro Ormeño por el servicio brindado, los últimos pasajeros, dos decenas de sanmarquinos, descienden del ómnibus y se encaminan a sus hogares a reencontrarse con sus familiares.

De surgir algún contratiempo con alguno de los nuevos ómnibus, los vehículos azules saldrán a circular para garantizar diariamente el servicio de transporte.

Al día siguiente, la mayoría, entre ellos el señor Esteban y la joven Luz, volverán a estar ahí, antes de las 6:20 a. m., a la espera de este importante medio de transporte sanmarquino, que, pese a la aún insuficiente cantidad de unidades para atender la demanda y otros aspectos por mejorar, es muy valorado por la comunidad universitaria, al punto de que es casi un símbolo de la Decana de América.

Como dirían muchos de sus estudiantes: “Para ser sanmarquino, tienes que haber viajado, alguna vez, en el ‘burrito’”, o más claro aún: “Quien no ha viajado en el ‘burrito’ no es sanmarquino”.

Dato

 Para atender la demanda interna de transporte, el horario del ómnibus perimetral, que recorre la Ciudad Universitaria, ha sido ampliado hasta las 7:00 p. m. El servicio inicia desde las 7:30 a. m.

 

Proyectos
Entre los nuevos servicios que se podrían implementar, Mariel Moris Santa Cruz, quien trabaja como secretaria en la UNMSM y vive en el Callao, sugiere crear una nueva ruta hacia el primer puerto del país, ya que, como ella, de ahí proviene un buen número de sanmarquinos. Por lo pronto, el jefe de la OSGOM adelantó que, entre los proyectos de mejora del servicio de transporte, se espera adquirir, a futuro, un ómnibus acondicionado especialmente para personas que padezcan de algún tipo de limitación física, como parte del compromiso de inclusión social que ha asumido la Decana de América.