Exposición de este proyecto se dio ante representantes del sector empresarial en la sede de ADEX.

El metro ligero es un sistema de servicio de transporte que viene siendo usado en más de 700 ciudades del mundo con buenos resultados. En Europa, sitios como Barcelona, Bordeaux, Dublín, Milano y Porto ya lo han aplicado mejorando notablemente el transporte público y el tiempo que pasan los usuarios usándolos.

Autoridades de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (UNMSM) consciente de la necesidad de mejorar esta problemática de este país, expusieron ante representantes de la Asociación de Exportadores (ADEX), la Confederación Nacional de Instituciones Empresariales Privadas (Confiep) y la Sociedad Nacional de Industrias (SNI), sobre la importancia de la implementación de este proyecto.

Este sistema de transporte funciona gracias a tranvías que recorren los principales puntos de la ciudad y tiene entre sus características más resaltantes el guiado a través de carriles, los sistemas de seguridad automatizados, la prioridad semafórica en pasos a nivel y una capacidad de transporte de 10 000 pasajeros aproximadamente.

Rector Orestes Cachay durante su exposición.

Entre las principales ventajas que tiene el proyecto de metro ligero está el poco tiempo que necesita para su implementación, la posible inserción de infraestructura existente, mejorar la calidad de vida de las personas, el cuidado del ambiente, convertirse en un catalizador del desarrollo urbanístico y la capacidad a gran escala que tendría.

Así lo explicó el ingeniero Fernán Muñoz, asesor de la 1551 Incubadora de Empresas Innovadoras tras referir que esta propuesta usada en varios países del mundo responde a la necesidad de que sea la academia, en alianza con el empresariado y el Estado (Triple Hélice), quienes propongan soluciones que beneficien a la población.

Hacia la sociedad del conocimiento

Por su parte, el rector Orestes Cachay explicó cuáles son los próximos pasos para las universidades en el plan de lograr una total convergencia con el Estado y el sector empresarial.

Según la autoridad sanmarquina, es vital la incorporación de la academia en el desarrollo socioeconómico del país junto a la docencia y a la investigación; así como lograr la tendencia de la industria a utilizar la infraestructura de investigación de las universidades para la innovación y el desarrollo.