No se ha detectado el ARN vírico en las muestras de animales analizados. 

Por: Raúl Rosadio Alcántara, decano de la Facultad de Medicina Veterinaria y miembro de la Comisión COVID-19 de la UNMSM.

Desde la emergencia del nuevo coronavirus (SARS-CoV-2) productor de la enfermedad COVID-19 en Wuhan (China), probable foco original de la pandemia, los científicos están intentando identificar el origen y la vía de transmisión del virus SARS-CoV-2 al ser humano.

Uno de los aspectos a estudiar, es el papel de los animales de compañía con el nuevo coronavirus. Recientes informaciones periodísticas han circulado en estos días sobre  algunos animales que han podido infectarse al estar en contacto con humanos, como el último caso de una tigresa Malaya de 4 años de edad infectada en el Zoológico de Nueva York. Al respecto, importantes instituciones como la Organización Mundial de la Salud (OMS), Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) y la Asociación Veterinaria Mundial de Pequeños Animales (WSAVA) coinciden en que no hay suficientes evidencias científicas que demuestren que los animales domésticos pudieran propagar el SARS-CoV-2.

Facultad de Medicina Veterinaria transmite tranquilidad a la ciudadanía en general.

Existen resultados de estudios en Wuhan, donde se analizaron a 102 gatos después del brote COVID-19, de los cuales un 15% fueron positivos, en condiciones de laboratorio, al receptor del virus; sin embargo, NO se ha detectado el ARN vírico en las muestras nasofaríngeas y anales en ninguno de los animales evaluados. (Qiang Zhang, 2020)

Se conoce, además, de un estudio experimental realizado en cinco gatos inoculados con altas dosis viral consiguiéndose solamente aislar el virus de vías respiratorias altas sin comprometer a los pulmones. Además, al exponer, por contacto, a tres de estos gatos infectados con otros tres aparentemente normales se logró, en solo uno de ellos, transmitir la infección. Sin lugar a dudas, este tipo de estudios, ayudarán a entender la variedad de posibles hospedadores del virus, a buscar animales modelos adicionales para iniciar investigaciones sobre tratamiento y prevención de la enfermedad. (Jianzhong Shi, et.al.,2020)

Adicionalmente, los servicios veterinarios de Hong Kong reportaron a la OIE detección de material genético del SARS-CoV-2 en muestras nasales y orales en dos perros expuestos a propietarios infectados con el Covid-19. Los animales nunca mostraron signos clínicos de la enfermedad, pero fueron puestos en cuarentena por 14 días. (J Fiola, 2020). Uno de estos perros, un Pomerania de 17 años, murió después de salir de la cuarentena a consecuencia no relacionada a la enfermedad. Sufría de problemas cardíacos y renales, y se cree que falleció como consecuencia de éstos y la vejez, posiblemente exacerbada por el estrés de la cuarentena lejos del entorno familiar.

Por otro lado, Laboratorios IDEXX, proveedor internacional de diagnóstico y software veterinario, ha anunciado haber evaluado miles de muestras caninas y felinas durante la validación de un nuevo sistema de prueba veterinaria para SARS-CoV-2 sin haberse detectado resultados positivos (Idexx SARS-CoV-2 Real Time PCR Test).

Estos estudios preliminares evidencian que, la transmisión del coronavirus se está produciendo de las personas a las mascotas y no de las mascotas a los propietarios. No obstante, la OMS y la OIE recomiendan restringir el contacto de personas infectadas por SARS-CoV-2 con animales, extremar las medidas de higiene y realizar de manera estricta y rápida la eliminación higiénica de las deyecciones de animales.

En conclusión y utilizando el concepto de “Una Sola Salud” (One Health), en esta crisis pandémica, queremos trasmitir tranquilidad a la sociedad al momento de manejar las mascotas, pues hasta el día de hoy NO hay evidencia científica que señalen que las mascotas puedan enfermarse o transmitir la enfermedad causada por el SARS-CoV-2.