Doctora Carlota Casalino, directora del ISHRA, y mesa de honor presidida por el vicerrector de Investigación y Posgrado, junto al decano y al vicedecano de Investigación y Posgrado de la FCS.

El Seminario de Historia Rural Andina, hoy Instituto Seminario de Historia Rural Andina (ISHRA), cumplió 51 años constituido en el más importante centro de investigación inter y multidisciplinario que recoge el legado de estudios en ciencias humanas y sociales, inmerso en un proceso de inserción a la Facultad de Ciencias Sociales (FCS).

“Aplicamos los lineamientos de política de grupos de investigación y participamos activamente en el giro hacia una universidad de investigación”, manifestó la directora del ISHRA, doctora Carlota Casalino Sen, tras dar la bienvenida a los invitados a la ceremonia de aniversario, realizada el viernes 10 de marzo en el auditorio José María Arguedas de la FCS.

Doctor Felipe San Martín Howard, vicerrector de Investigación y Posgrado de la UNMSM.

En ese sentido, destacó la importante labor que cumplen los cuatro grupos que desarrollan la labor de investigación en el instituto, organizados como equipos académicos por afinidad de temas: “Patrimonio y educación patrimonial”; “Territorio, sociedad, historia y cultura en la Amazonía”; “Historia económica y social”, y “Diseñando el Perú: Estado, ciudadanía, intelectuales y política”. Estos equipos están integrados por docentes registrados en el DINA (Concytec); estudiantes de pre y posgrado, y tesistas e investigadores de San Marcos y de otras instituciones académicas y científicas.

“El corolario de nuestro estatuto señala que tenemos que ser una universidad de investigación, y hacia allá vamos. Para eso, hay que tener mucha producción científica, una universidad que predomine en posgrado, buena infraestructura, recursos para investigar, entre otras condiciones”, señaló, por su parte, el vicerrector de Investigación y Posgrado, doctor Felipe San Martín Howard, al tiempo de destacar la trayectoria del instituto en pro de la investigación social y humanística.

Doctor Julio Mejía Navarrete, decano de la FCS, se dirige a los asistentes en el auditorio José María Arguedas.

Previamente, el decano de la FCS, doctor Julio Mejía Navarrete, afirmó que el ISHRA representa un camino que hay que seguir en todas las facultades si se quiere transformar a San Marcos en una universidad de investigación. “Esta actividad debe convertirse en el centro del desarrollo académico de la FCS y de la Decana de América”, subrayó.

En la jornada académica de aniversario, el exrector de esta casa superior de estudios, doctor Manuel Burga Díaz, ofreció la conferencia “Interdisciplinariedad y multidisciplinariedad en el Instituto Seminario de Historia Rural Andina”, en la que hizo un recuento de las líneas de investigación desarrolladas por el instituto a lo largo de sus 51 años de vida institucional.

Doctor Manuel Burga Díaz, historiador y exrector de la UNMSM.

Así, la primera de ellas fue la historia rural, le siguió la historia económica, luego la línea arqueológica y finalmente la línea del estudio de las expresiones artístico-culturales y la oralidad andina. “Este instituto es una demostración de la importancia de la unión entre la docencia, la investigación y la proyección social”, concluyó el profesor Burga.

En la ceremonia también participaron el vicedecano de Investigación y Posgrado de la FCS, doctor Jaime Ríos Burga, y la doctora Ángela Helmer de la Universidad de Dakota del Sur, quien expuso la conferencia “Referencias clásicas en los discursos americanos contra el artículo 22 de la Constitución de Cádiz”.

Legado

El doctor Pablo Macera Dall’Orso fundó en 1966 el Seminario de Historia Rural Andina, en donde implementó procesos de innovación en metodologías de investigación que contribuyeron en el tránsito de la oralidad a la escritura y de la cultura popular tanto indígena de la sierra como de la Amazonía, haciendo, además, que los propios actores se conviertan en autores.

De esa manera, y gracias a la importante labor de investigación de Macera y sus sucesores, como Jaime Miasta, Nanda Leonardini, Honorio Pinto, Emilio Rosario y Álex Loayza, se ha logrado recuperar la cultura popular indígena y se ha fomentado la publicación de un conjunto de fuentes primarias obtenidas de archivos nacionales y extranjeros, que permiten a los investigadores tener a la mano importante información para sus trabajos, principalmente en historia económica, social y política.

Portada del primer número de la revista científica ISHRA.

Según informó la doctora Casalino, además de contar con alrededor de 500 publicaciones que próximamente estarán en forma virtual a disposición de la comunidad científica, el ISHRA administra el Sitio Arqueológico de Pacopampa, en Cajamarca, en donde destaca la Dama de Pacopampa, descubierta el 2009 durante las excavaciones realizadas en la zona, en el marco del convenio suscrito en el 2005 con el National Museum of Ethnology de Osaka.

“Es un sitio muy importante en términos de nuestra historia prehispánica en donde se desarrollan excavaciones e investigaciones. Además del doctor Daniel Morales, que estuvo a cargo del sitio, han pasado muchos destacados investigadores, así como 60 estudiantes que, a la fecha, han realizado sus prácticas preprofesionales. Desde el instituto, nos encargamos que haya un grupo de investigación de Pacopampa y de arqueología andina, y este año se desarrollará un curso sobre el periodo formativo que concluirá con una visita a la zona”, explicó la investigadora.

Los hallazgos de las excavaciones e investigaciones se publican en revistas internacionales, producción que también se publicará en la revista científica del instituto llamada ISHRA, Seminario de Historia Rural Andina, cuyo primer número apareció en diciembre del 2016, con cuatro secciones organizadas en función a los cuatro grupos de investigación andina.

El tema de responsabilidad social también ha sido tomado en cuenta por el ISHRA, con el desarrollo de proyectos de emprendimiento con los vecinos del Colegio Real, sede el instituto, a quienes se les capacitará en técnicas recuperadas a partir de las investigaciones; con la Escuela de Bellas Artes; con la Municipalidad Metropolitana de Lima, y con la Beneficencia Pública, con la cual se tiene el proyecto de catalogar y clasificar algunas casonas antiguas de Barrios Altos para desarrollar sus fichas de intangibilidad como monumentos históricos.