Doctor Gustavo Solís Fonseca reconocido lingüista sanmarquino.

El derecho de los pueblos de hablar su propia lengua no es determinada por la cantidad de hablantes; todas deben ser desarrolladas, ya que no existen en forma aislada y, por el contrario, son instrumentos de expresión de las sociedades y los seres humanos para la enseñanza-aprendizaje, y porque son patrimonio de la nación. Así lo afirmó el lingüista Gustavo Solís Fonseca, reconocido investigador sanmarquino dedicado al estudio de las lenguas originarias peruanas.

“En lenguas, la cantidad de hablantes no es importante y no determina si una lengua es fuerte. Las propias sociedades han decidido no ser de mucha gente, no porque no quisieron crecer, sino porque fueron inteligentes y consideraron que no les convenía alterar el medioambiente para no perjudicar a su gente, como en el caso de las comunidades de la selva”, precisó el doctor Solís, quien fue reconocido por el Ministerio de Cultura con la distinción de “Personalidad Meritoria de la Cultura”, en reconocimiento a su importante trabajo que ha contribuido al conocimiento, reconocimiento y valoración de las lenguas peruanas.

El investigador del Instituto de Investigación de Lingüística Aplicada (CILA), de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (UNMSM), advirtió que, de las aproximadamente 48 lenguas vivas, vitales que se hablan en el Perú, la mayor parte de ellas está en difícil situación y, de no hacerse nada para vitalizarlas como parte de políticas de Estado, corren el riesgo de extinguirse en 50 o 70 años, como por ejemplo, el quechua y el aymara.

“Se da esta situación porque la gente deja de hablarlas, los padres no las enseñan a sus hijos, o porque los hijos no las aprenden de los padres”, manifestó el docente, aunque destacó que, en los últimos años, el Ministerio de Educación, a través de la Dirección General de Educación Intercultural, Bilingüe y Rural, y el Ministerio de Cultura, tienen a la lengua como su preocupación y vienen desarrollando acciones que reconocen a la lengua propia y que, aunque sea una sola persona, tiene el derecho de hablarla.

En ese sentido, mencionó que la responsabilidad del Estado tiene que ver con establecer políticas que desarrollen las lenguas, pero también con el desarrollo de las sociedades que las hablan, tomando en cuenta sus particularidades. “Cómo hacer para que hablar una lengua de determinada sociedad no sea una cuestión de desprestigio ni motivo de discriminación”, precisó el investigador, quien agregó que hay también una relación de deber y derecho entre las personas que las hablan y las transmiten y los jóvenes que las aprenden.

Ministro de Cultura, Alejandro Neyra, con el grupo de personalidades distinguidas en el marco del Día Internacional de la Lengua Materna.

Foto Ministerio de Cultura

Compromiso de la UNMSM

La UNMSM tiene una larga tradición en contribuir al conocimiento y desarrollo de las lenguas, desde fray Domingo de Santo Tomás, uno de los artífices de la creación de la Decana de América, iniciador de los estudios  quechuísticos y uno de los primeros doctores egresados de San Marcos.

Esta tradición se siguió por iniciativa de Alberto Escobar e Inés Pozzi Escot, destacados sanmarquinos de la Facultad de Letras y Ciencias Humanas, luego que en 1936 se terminara la prohibición de enseñar quechua desde la rebelión de Túpac Amaru. Desde hace 30 años, el CILA está dedicado a la investigación de la diversidad lingüística y cultural del país, donde se incluyen lenguas y dialectos de las zonas andina, amazónica e hispánica.

El trabajo del doctor Solís se orienta fundamentalmente a la investigación de las lenguas amerindias, así como a su aplicación en la educación de dichos pueblos. Actualmente, dirige un grupo de investigación en la UNMSM y ha escrito La gente pasa, los nombres quedan: introducción en la toponimia”, “Introducción a la Fonología”, “Introducción a la Morfología, Lenguas en la Amazonía peruana y Cuestiones de Lingüística Amerindia, entre otras publicaciones.

“Es positivo que la Ley Universitaria induzca a los estudiantes a aprender como opción una lengua extranjera y una lengua nativa, porque el conocer varios idiomas hace que el cerebro se desarrolle mucho más, aumente su comprensión de las culturas y se pueda escoger las mejores decisiones para las políticas”, enfatizó el destacado investigador quien, por su parte, además del español, habla inglés, portugués, todas las variedades del quechua y conoce otra variedad de lenguas.

Datos importantes

  • En el Perú, existen entre 15 y 17 lenguas de pueblos en aislamiento que desarrollan su vida normal.
  • En el mundo, hay alrededor de 6000 o 7000 lenguas, las cuales en su mayoría tienen pocos hablantes.
  • Las Organización de las Naciones Unidas instituyó el día 21 de febrero de cada año como Día Internacional de la Lengua Materna para promover, preservar y proteger todos los idiomas que emplean los pueblos del mundo.​