Papaya verde para tratamiento de escaras, la detección de microorganismos en la pulpa de mango o el aprovechamiento de la pota para la alimentación humana son algunas de las importantes investigaciones desarrolladas por docentes y estudiantes de la Facultad de Farmacia y Bioquímica, que fueron presentadas durante las XVII Jornadas de Investigación en Farmacia y Bioquímica, Toxicología y Ciencia de los Alimentos 2014, los días 22 y 23 de octubre.

Dr. Fernando Quevedo Ganoza; exrector y exdecano de la FBB, Dr. José Amiel Pérez; Dr. Américo Castro Luna; representante del Colegio Químico Farmacéutico, Eleuterio Muñoz Revilla, y el Dr. José Juárez Eyzaguirre.

Como es tradicional el homenaje que la Facultad rinde a sus destacados docentes, en esta oportunidad las jornadas se denominaron “Dr. Fernando Quevedo Ganoza”, director de la EAP Ciencias de los Alimentos, calificado experto internacional en bioseguridad alimentaria, fundador del Centro Latinoamericano de Enseñanza e Investigación en Bacteriología Alimentaria (CLEIBA), que se ha desempeñado como jefe de la Unidad de Laboratorios del Centro Panamericano de Zoonosis (OPS/OMS/PNUD), en Buenos Aires.

Dr. Fernando Quevedo Ganoza, con el presente recibido en la ceremonia de inauguración de las jornadas.

Según se destacó en la ceremonia de inauguración de las jornadas de investigación, el doctor Quevedo ha sido asesor regional para las Américas de la OPS/OMS, en Washington; científico del Programa Global, División de Prevención y Protección de la Salud, OMS/WHO, en Ginebra; delegado en el Perú de la Real Academia de Farmacia del Instituto de España y Miembro del Comité Científico Internacional de sus Anales, entre otros importantes cargos.

Las reuniones científicas tuvieron el objetivo de presentar y evaluar los resultados de los proyectos realizados el 2013, y a la vez, discutir sobre los trabajos que se vienen desarrollando este año y lo que se espera lograr en el futuro en materia de  investigación, así como la presentación de banner con los trabajos de grupos de estudios y de trabajos libres. “¿Para qué investigamos? Para descubrir y ampliar la verdad”, expresó el doctor Américo Castro Luna, director de la Unidad de Investigación de la FFB, al inaugurar las jornadas que desarrollan los campos y líneas de investigación de las tres Escuelas: Farmacia y Bioquímica, Toxicología y Ciencia de los Alimentos.

Papaya verde

Dr. Carlos Bell Cortez expone su trabajo de investigación.

Las personas que están mucho tiempo postradas, principalmente por enfermedades crónicas, son propensas a sufrir de úlceras por presión, conocidas como “escaras”, que viene a ser lesión de tejidos en zonas más frecuentes como la región sacra, los talones y la cadera. Frente a este problema, el doctor Carlos Bell Cortez evaluó un gel farmacéutico formulado a base del fruto de la papaya verde (Carica papaya L), en el tratamiento de escaras.

El conocimiento popular reporta que la papaya verde, machacada, usada como cataplasma sobre cualquier corte superficial, ayuda a cicatrizar heridas y tiene efecto regenerador; así como también, el zumo de la papaya es sumamente efectivo contra eczemas, acné, úlceras, heridas purulentas y herpes. El ensayo consideró a 25 pacientes, de ambos sexos, entre 5 y 70 años de edad, dividiéndolos en dos grupos: el primero de 20 personas a quienes se les aplicó en las úlceras el gel formulado a base de extracto hidroalcohólico de papaya verde, todos los días durante un mes, y al segundo grupo, de 5 personas, solo gel.

Se demostró el efecto de cicatrización y regeneración del tejido comprometido por la ulcera por presión, obteniendo como resultados que el 60% fue evaluado como excelente, el 25% como bueno,  el 15% como regular y 0 resultado nulo. Es decir, el efecto fue 100% efectivo, en diferentes proporciones dependiendo de la extensión de la herida. Se concluyó que la papaya es una fuente de materia prima natural, de bajo costo, que eleva la calidad de atención en el tratamiento de las escaras.

Procesamiento de mango

Dra. Carmen López Flores, en la presentación  de su trabajo. 

La presencia de Alicyclobacillus spp en el procesamiento de la pulpa de mango (manguifera indica L.) congelada, fue el trabajo de la doctora Carmen López Flores, y primer estudio relacionado con la presencia de este microrganismo en pulpas naturales de frutas elaboradas en Lima. Desde el punto de vista comercial, la pulpa se utiliza como materia prima en la elaboración de jugos, yogures y mermeladas, entre otros productos.

Según explicó la docente, el estudio es de vital importancia debido a que ciertas cepas poseen la capacidad de producir compuestos como el guayacol que alteran el sabor y olor de los alimentos que las contiene. Estos microorganismos toleran temperaturas de pasteurización superiores a los 115º C, y su detección repercute en importantes daños económicos y de imagen.

El objetivo principal de la investigación fue determinar la presencia de esporos de la referida bacteria, y su  monitoreo en el proceso de elaboración de la pulpa de mango congelada hasta la obtención del producto final, detectando los puntos críticos de contaminación y control.

Para ello, se procesaron 10 lotes de fruta por triplicado  (180 unidades), teniendo como puntos del muestreo a la fruta fresca, fruta prelavada, fruta desinfectada, pulpa sin pasteurizar, pulpa pasteurizada,  y producto final de pulpa de fruta congelada por 30 días.

Como resultado, se detectó la presencia de esporos del Alicyclobacillus spp en 6 lotes, que representan  el 60% de la muestra, siendo muy activa en el producto final. “Es importante que a nivel industrial se controle la bacteria durante el proceso de elaboración de la pulpa, siendo las etapas de lavado y desinfección las más críticas para controlar la contaminación”, refirió la docente sanmarquina.

Propiedades de la pota

Dra. Eloísa Hernández Fernández expone las bondades de la pota.

La pota es un calamar gigante conocida como jibia, es uno de los principales y mayores recursos hidrobiológicos del Perú, y su composición química la caracteriza como una importante fuente de proteínas, sostuvo la doctora Eloísa Hernández Fernández, al exponer su trabajo “Procesamiento y evaluación química y tecnológico nutricional de producto precocido a base de pota (Dosidicus gigas)”.

Se trata de una especie fresca para el consumo humano, pero de corta vida útil debido a su naturaleza de producto perecible, por lo que para aprovecharla se exporta la pulpa congelada.

Según explicó la investigadora, en nuestro país subsiste el déficit de proteínas entre los niños menores de cinco años, además de población adulta, por lo que su estudio tuvo el objetivo de desarrollar la metodología para la obtención de un producto derivado, nutritivo e inocuo que contribuya a la alimentación humana; ampliar la oferta de productos derivados con valor agregado y promover el consumo de un producto no convencional en la estrategia de lucha contra la desnutrición crónica.

Para ello, se trabajó con dos muestras de pulpa del manto de pota, las cuales fueron seleccionadas, analizadas y procesadas independientemente, obteniendo como resultado, la confirmación del alto porcentaje proteico y que se trata de un producto inocuo para el consumo humano debido a que no tiene minerales tóxicos.

Nota: En siguientes artículos continuaremos con más investigaciones presentadas en las XVII Jornadas de Investigación de la FFB.