El número de nuevos infectados
por COVID-19 sigue aumentando. 

Por: Víctor A. Peña Rodríguez, profesor principal de la Facultad de Ciencias Físicas de la UNMSM.

El número de infectados acumulado sigue subiendo, y seguirá subiendo hasta llegar a un valor máximo del cual no bajará, quedando al final como registro histórico del COVID-19 en el país. No obstante, la velocidad de infección está disminuyendo.

Así es, el número de infectados, según los resultados de las pruebas moleculares (PR) ahora se está duplicando cada 18 días. Lo mismo podemos decir de la tasa de fallecidos; es decir, el porcentaje de fallecidos en un día respecto del día anterior, también está disminuyendo.

El autor del artículo es el doctor Víctor Peña, actual profesor principal de la Facultad de Ciencias Físicas.

Sin embargo, el valor absoluto de fallecidos sigue creciendo. Cada vez más, un amigo cercano o un familiar fallecen. En medio de todo este panorama, nuestro sistema de salud ha colapsado, y no solo no está permitiendo atender a los casos urgentes, sino también a aquellos casos de detección temprana de la enfermedad que podrían recuperarse.

Cierto es que, el registro de la data tiene problemas; pero, en medio del problema tienen que realizarse esfuerzos por conseguir una lectura, la mejor lectura. ¿Qué nos dice la data del Ministerio de Salud en sus presentaciones gráficas? En primer lugar, la fuente del Minsa tiene dos tipos de resultados: las pruebas rápidas o serológicas (PR) y las pruebas moleculares (PR). Ambas, según tenemos entendido como legos en la materia, son complementarias. Esto nosotros no podemos discutirlo. Con seguridad, cada una tiene sus bondades y eficacias desde el punto de vista médico y de la epidemiología.

Nuestra observación numérica, estadística, siempre ha sido dirigida al particular registro de la data, en particular a las PR estar incompletas, dispersas e inestables Por lo que, a lo largo de todo este tiempo, hemos preferido optar por presentarlas, en cierta forma, por separado. Por una parte, presentamos la suma PR+PM y, de otra, los resultados de las PM. Ambas curvas son dinámicas, caracterizadas por una alta reactividad. Lo cual significa que sus valores no solo responden a la acción del virus sino, también, a lo que hagan o no hagan las poblaciones para contener al virus; así como, al efecto de las políticas.

Esto trae como consecuencia que lo que se proyecta, empírica o analíticamente, para los días siguientes no necesariamente se cumpla. A lo largo de estos 72 días hemos tenido varios pequeños intentos de ingresar a la llamada “meseta”. Uno de ellos, el último, fue el 12 de mayo. Observen, la Figura 1 y su recuadro interno, con particular atención. Hasta el día 12 de mayo, la proyección del desarrollo de la pandemia –a partir de la suma PR+PM– era seguir los trazos de color azul, llegando a una “meseta” de 96,890 infectados.

Sin embargo, el día 13 de mayo –confirmado por los tres días subsiguientes cambia hacia la trayectoria de los puntos de color rojo, los cuales proyectan llegar a otra “meseta” de 176 000 infectados. Para ser más gráficos esto parece más una “escalera mecánica” en la que intentamos subir, pero que esta baja. Lo mismo ocurre con la curva correspondiente a las PM.

¿Qué es lo que pasó? En nuestra opinión, en parte, es debido a alguna actitud negativa de parte de la población o, también, podría ser a una política errada o la aplicación errada de la política, o un poco de todo. La conclusión es que, si estamos llegando a la “meseta” no deberíamos perder nuestra oportunidad de llegar a la parte superior.

No pretendemos sugerir nada, solo mostrar los números, tal cual. Nuestras proyecciones son realizadas sobre la data oficial a partir de un ajuste regresivo usando una curva de Boltzmann monitoreando las derivadas superiores. La Figura 2 representa el número de infectados por millón en una escala logarítmica. La flecha indica el día 12 y el efecto comentado en la Figura 1.

Esta figura es además interesante, porque los tramos lineales confirman el comportamiento exponencial y nos dan una mejor idea de la velocidad de infección. La velocidad de infección se mide por la inclinación de cada recta. La intersección de las rectas punteadas de color verde con la línea horizontal de valor 2 en el eje vertical indica el número de días en que el número de infectados se duplica.

En virtud de ello, podemos apreciar que, en este último tramo de ingreso a la “meseta”, el número de infectados se está duplicando cada 18 días. Esta figura también nos indica que, según las PM, el día previsto para cruzar al nivel V sería el próximo jueves 21. Sin embargo, este día se viene corriendo un día, cada dos días.

Por otra parte, según la curva PM+PR, ya estamos en el nivel, V desde el 30 de abril. La Figura 3 presenta las tasas porcentuales de infectados y de fallecidos, de 2.48% y 5.47%, respectivamente.

Para hoy, las proyecciones según la curva de Boltzmann indican:

- Infectados según total pruebas (PM + PR): 91 306 equivalente a 2842 infectados por millón, nivel V (1000 < 2842 < 10 000)

- Infectados, según las pruebas moleculares (PM): 26 877 equivalente a 836 infectados por millón, nivel IV (100 < 836 < 1000)

Para concluir, solo podemos decir que, si estos tres últimos días han sido malos, para lo que todos esperamos, también es posible revertir, con una actitud diferente sobre todo de aquel sector de la población que no entiende la gravedad de la situación. Lo advertimos, el codo de la meseta era la parte más peligrosa.