Sociedad contendrá el virus. Foto: Correo

Por: Víctor A. Peña Rodríguez, profesor principal de la Facultad de Ciencias Físicas de la UNMSM.

El Comunicado Nº 64 del Ministerio de Salud del día de ayer indica: Casos confirmados por COVID-19 ascienden a 9784 en el Perú. Sin embargo, es bueno aclarar que la cifra se refiere al acumulado de los casos confirmados obtenidos por la suma de los resultados provenientes de los dos tipos de pruebas que se vienen practicando: las pruebas moleculares y las pruebas rápidas (serológicas).

El problema de incluir en la contabilidad general a las pruebas serológicas es que estas se vienen contabilizando desde hace 6 días; mientras que las pruebas moleculares corresponden a acumulados de 39 días. Las pruebas serológicas tienen una información incompleta, faltante, de los primeros 33 días, desde la ocurrencia del caso “cero”. Esto es como si faltara un “background” de cuentas por añadir. Así mismo, las características de los individuos susceptibles elegidos para las muestras de cada tipo de prueba, al parecer, han sido diferentes.

Por esa razón, continuaremos los análisis con la contabilidad del número de infectados, pero en forma separada. No obstante, las pruebas rápidas resultan ser sumamente útiles en este tipo de análisis porque sirven como referencia de comparación, para diversos propósitos técnicos.

La figura 1 (abajo del texto) muestra con claridad el desarrollo de la pandemia en el Perú durante estos 39 días. Se observa que, el tiempo característico de crecimiento (tc) de la exponencial del tramo II, después del primer “martillazo”, ha aumentado a 7.88 días, tiempo mayor que el de la semana pasada que fue alrededor de 6 días. Esto significa que, el desarrollo de la exponencial se va haciendo más lento. Eso es bueno para lo que esperamos permita contener el desarrollo de la pandemia.

La ley desconocida del virus muestra que el número de infectados seguirá creciendo. Foto: Agencias

Esto se corrobora con un análisis en serie de potencias de la exponencial. Este análisis muestra una reducción de las potencias mayores a 3; lo cual significa que la exponencial está adoptando una forma más cuadrática que, es el paso anterior a la lineal, de mejor control, como tiene Japón.

La figura 2 muestra otro detalle importante acerca de lo que han significado la adopción de medidas extremas durante estos 6 últimos días. Se observa un retraso de 3 días para llegar al nivel V. Esto podría considerarse poco; pero no es así, porque en una escala logarítmica, así como se sube vertiginosamente, también se puede inclinar rápidamente. Este cambio se podría corroborar en los próximos días con una mayor cantidad de puntos. Por tanto, habría que esperar.

En cuanto al reporte del Minsa del día de ayer, el número de infectados según las pruebas moleculares fue 6,135, equivalente a 191 infectados por millón, cifra que nos sigue ubicando en el nivel IV (100 < 191 < 1,000) de la escala internacional de la pandemia.

Esta cifra (infectados por millón) es muy importante para monitorear el crecimiento del coronavirus y comparar nuestra situación con la de otros países. No se comparan valores absolutos.

Para hoy, considerando solo los resultados de las pruebas moleculares, tenemos las siguientes proyecciones, usando la aproximación día a día, punto a punto.

Número de infectados acumulado: 6847

Número de infectados por día: 581 y 675

Número de infectados por millón: 213 (100 < 213 < 1000, nivel IV)

Tal como lo señalamos, NO existen máximos, ni mesetas, ni un punto de inflexión a la vista, solo apreciamos -en estos 6 últimos días- una pequeña reducción de la velocidad del incremento de infectados por millón, como un signo positivo a seguir.

La ley desconocida del virus muestra que el número de casos de infectados seguirá creciendo; mientras que, los esfuerzos de una sociedad solidaria y disciplinada tiende a contenerlo y, finalmente, ponerla bajo control.