El Instituto Raúl Porras Barrenechea (IRPB), la Municipalidad de Miraflores y la Academia Diplomática del Perú Javier Pérez de Cuéllar rendirán, el 28 de setiembre, un sentido homenaje al historiador y diplomático, doctor Raúl Porras Barrenechea, al cumplirse un año más de su partida.

El acto conmemorativo empezará a las 9 a.m. en la Iglesia Virgen Milagrosa (Parque Central de Miraflores), donde el R. P. Armando Nieto Vélez S.J. oficiará una misa. Seguidamente, se realizará la colocación de ofrendas florales en el Parque Ecológico Raúl Porras Barrenechea, a las 10 a.m.

Luego, en el acto central de conmemoración participarán el director ejecutivo del Instituto Raúl Porras Barrenechea de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (UNMSM), el embajador Harry Belevan-McBride; alcalde de Miraflores, Dr. Jorge Muñoz Wells; el director de la Academia Diplomática del Perú Javier Pérez de Cuéllar, embajador Allan Wagner Tizón; la Dra. Flor de María Shimomura de Reátegui, en nombre de la “Promoción Raúl Porras Barrenechea” (1957-1961) de la Facultad de Educación de la UNMSM; el vicepresidente de ASCOT-Perú, Sr. Luis Fuentes Rojas, entre otros distinguidos invitados.

Asimismo, a las 7:00 p.m. en el auditorio del IRPB (Colina 398 Miraflores) se llevará a cabo el conversatorio Raúl Porras y la Historia del Perú, a cargo de los historiadores Oswaldo Holguín Callo con "Raúl Porras y las crónicas de la Conquista" y Hugo Neira Samanez con "Porras y los liberales".

Raúl Porras Barrenechea

Notable historiador sanmarquino, Dr. Raúl Porras Barrenechea.

Nació en Pisco el 23 de marzo de 1897. Considerado uno de los intelectuales peruanos más lúcidos del siglo XX, fue un notable historiador, maestro universitario, ensayista y diplomático y, si bien fue ajeno a la política partidista, llegó a desempeñarse como Presidente del Senado y Canciller de la República.

En 1913 ingresó a la Facultad de Letras de la UNMSM, donde, culminados sus estudios, se inició en la docencia como profesor de Literatura Castellana y de Historia del Perú. Ejerció, asimismo, la cátedra en la Pontifica Universidad Católica del Perú, en la Academia Diplomática y en el Instituto de Urbanismo de la Universidad Nacional de Ingeniería.

Cumplió una destacada labor como teórico y defensor de los derechos territoriales de la nación. Como diplomático de carrera, fue ministro plenipotenciario del Perú ante la Sociedad de Naciones, hoy Naciones Unidas, y embajador en España. Culminó su profesión como ministro de Relaciones Exteriores, cargo que ejerció hasta poco antes de su fallecimiento en 1960, en su casa de Miraflores, declarada posteriormente monumento histórico de la ciudad y Casa-Museo.