Rector Orestes Cachay en la entrega de la distinción por la destacada labor del doctor Ikeda en favor de la educación y la paz entre los pueblos.

“La gran revolución humana de un solo individuo podrá generar un cambio en el destino de toda la humanidad”. Esta cita resume el pensamiento del filósofo budista Daisaku Ikeda, promotor de actividades globales por la paz, la cultura y la educación, quien recibió la distinción de Doctor Honoris Causa de la UNMSM, por su destacada labor en favor de la educación y la paz entre los pueblos.

La ceremonia, efectuada el 21 de agosto en el salón de grados del Centro Cultural de San Marcos, congregó a integrantes japoneses de la asociación budista mundial Soka Gakkai Internacional, fundada por tres miembros, entre ellos, el homenajeado maestro Ikeda, en cuya representación asistió el doctor Minoru Harada, presidente de la citada organización nipona.

Actual presidente de Soka Gakkai de Japón, fundada por Ikeda, asistió en representación del flamante honoris causa.

El rector Orestes Cachay Boza, quien presidió el acto protocolar, se encargó de otorgar dicha distinción, que será posteriormente entregada al flamante honoris causa, quien, además, en 1981, fue nombrado como profesor honorario de esta cuatricentenaria universidad en un evento celebrado en el campus de la emblemática Escuela Soka de Tokio, en Kodaira (Japón), durante el rectorado del doctor Gastón Pons Muzzo.

Minoru Harada, por petición del doctor Ikeda, agradeció a esta insigne universidad y sostuvo que, para el eminente pensador, recibir el grado de Doctor Honoris Causa es motivo de enorme emoción y honra, asimismo, por haber estado unido a ella, desde los años 80, como cuando hizo una donación de libros a la Biblioteca Central y dio un discurso magistral a autoridades y alumnos.

La cita sirvió de ocasión para la firma de un convenio de cooperación académica, científica y cultural, cuya vigencia será de cinco años, entre esta casa superior de estudios y la Universidad Soka, a fin de propiciar, en forma conjunta, actividades que aumenten los vínculos entre sus diferentes áreas académicas en los campos de investigación, docencia y extensión universitaria.

Firma de un convenio de cooperación académica, científica y cultural entre las universidades San Marcos y Soka; esta última también fundada por Ikeda.

Semblanza y pensamiento

El doctor Miguel Ángel Polo Santillán, docente principal de la Facultad de Letras y Ciencias Humanas, dio el discurso de orden, donde habló sobre la vida de Daisaku Ikeda, su relación con San Marcos y sobre su labor como filósofo budista y activista de la paz.

Este importante pensador nació en Tokio, el 2 de enero de 1928, en el seno de una familia de cultivadores de algas. Su juventud estuvo marcada profundamente por la Segunda Guerra Mundial, tanto por el horror y la destrucción; hecho por el que se dedicaría a luchar por la paz, por la felicidad de las personas y por la erradicación de las causas fundamentales del conflicto humano.

Daisaku Ikeda.

En 1947, a los 19 años, se vinculó con Soka Gakkai, habiendo conocido al educador Josei Toda, líder esta asociación, de la que se considera uno de los presidentes fundadores, junto con Tsunesaburo Makiguchi. Desde ese momento, se ha dedicado a conversar con muchos intelectuales y políticos, como Arnold Toynbee y Mijail Gorbachov, convirtiéndose en activista por la paz y el desarme en el mundo.

Tres años después de fundar la Universidad Soka, visitó por primera la UNMSM, en 1974, y mantuvo diálogo con el entonces rector Juan de Dios Guevara, lo que dio inicio a las relaciones académicas y de amistad. En 1981, es nombrado profesor honorario de la UNMSM y, en 1984, volvió a visitar esta universidad para hacer la mencionada donación de libros.

Ikeda es un autor prolijo de libros, ensayos, poesía y artículos, de entre los que destacan Budismo, el primer milenio (1977), El buda viviente: Una biografía interpretativa (1982), La vida, un enigma (1984), El budismo chino (1993), Develando los misterios de la vida y la muerte: Sabiduría budista para la vida (2006) y La sabiduría del Sutra de Loto: Diálogo sobre la religión del siglo XXI (2008).