Ceremonia de inauguración de la exposición sobre reunificación de Alemania.

El 3 de octubre de 1990 fue la fecha en que se concretó la reunificación de la antigua República Democrática Alemana (RDA) y la República Federal Alemana (RFA) en el marco de un proceso de cambios políticos y sociales producidos luego de la caída del muro de Berlín o también llamado “muro de la vergüenza”, el 9 de noviembre de 1989.

El embajador de la República Federal de Alemania en el Perú, Jörg Ranau, recordó los pasajes históricos de su país.

Son dos fechas históricas que celebran alemanes, el resto de Europa y el mundo, porque se puso fin a un símbolo de la división en Europa y a la constante pérdida de vidas de las personas de Alemania del Este que buscaban llegar a la Alemania del Oeste, muchos de ellos para poder reunirse con sus familias.

Precisamente, los acontecimientos históricos que concluyeron en la reunificación de Alemania hace 25 años y su integración en Europa, están reseñados en la Exposición “25 años: el camino a la reunificación alemana”, inaugurada el 9 de noviembre, en la Sala de Exposiciones del Museo de Arte del Centro Cultural de San Marcos (CCSM), con la presencia del vicerrector de Investigación, Dr. Bernardino Ramírez Bautista; el embajador de la República Federal de Alemania, Jörg Ranau, y el director del Museo de Arte de San Marcos, Germán Carnero Roqué.

El director del Museo de Arte de San Marcos, Germán Carnero Roqué, subrayó objetivo de la muestra.

En la ceremonia de inauguración de la muestra, que podrá visitarse hasta el 21 de noviembre, el embajador Ranau recordó los acontecimientos que marcaron la historia de la humanidad, destacando la firma del contrato 2+4 entre los dos Estados alemanes y los cuatro países aliados vencedores de la segunda guerra mundial (Estados Unidos, el Reino Unido, Francia y la Unión Soviética).

A su turno, Carnero Roqué destacó que la constitución de un solo Estado alemán fue de enorme trascendencia en el fin de la llamada Guerra Fría que enfrentó durante muchos años al mundo occidental con los llamados países socialistas, en un contexto histórico marcado por la caída del muro de Berlín, que llenó de esperanza a los pueblos amantes de la paz y armonía entre las personas.

El ingreso es libre a la muestra, que permanecerá en el CCSM hasta el 21 de noviembre.

“Transcurridos estos 25 años, desgraciadamente debemos constatar, una vez más, que esos anhelos de paz y armonía nos son difíciles de alcanzar y que día a día nos vemos agredidos como seres humanos por los efectos de las guerras y enfrentamientos fratricidas y las invasiones particularmente en el Medio Oriente, lo que viene produciendo la migración de cientos de miles de refugiados hacia Europa”, lamentó el director del Museo de Arte de San Marcos, durante la inauguración de la exposición, presentada por la Fundación para el estudio de la dictadura del SED (Partido Unitario Socialista) y el Ministerio de Relaciones Exteriores 2+4= 1.

Un poco de historia

Parte de la exposición.

Al término de la segunda guerra mundial y el fin del nazismo –el 25 de abril de 1945–, Berlín quedó dividida en cuatro sectores de ocupación por parte de la Unión Soviética, Francia, Inglaterra y Estados Unidos; pero cuatro años más tarde –1949–, el lado Este (en poder de los soviéticos) conformó la llamada República Democrática Alemana (RDA), mientras que la parte Oeste (en poder de los otros tres países) formó la República Federal Alemana (RFA).

El 12 de agosto de 1961, las autoridades de la RDA levantaron el muro para cerrar los puntos de control que existían a lo largo de la línea que dividía la ciudad, debido a que miles de alemanes que vivían en la zona Este empezaron a emigrar al Berlín occidental porque esa área mostraba prosperidad. De esa manera, de un día para otro, se vio interrumpido el tránsito de vehículos y personas, muchas de las cuales trabajaban en la otra parte de la ciudad, quedando separadas por 28 años de sus familias.