El doctor Anthony Atala, junto al Rector Dr. Pedro Cotillo Zegarra, la doctora Eleucy Pérez Tuesta y el doctor Manuel Palomino Yamamoto.

Dentro de unos años, la falta de donación de órganos o el rechazo que puede experimentar un cuerpo humano por un trasplante de órganos, quedará en el pasado, gracias a los avances en la medicina regenerativa, como el uso de la técnica de impresión de órganos en 3D (llamada biorreprografía).

Uno de los pioneros en la investigación con esta revolucionaria técnica es el doctor Anthony Atala, distinguido como Doctor Honoris Causa por la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (UNMSM), en ceremonia presidida por el Rector, Dr. Pedro Cotillo Zegarra, junto a la doctora Eleucy Pérez Tuesta; el doctor Manuel Palomino Yamamoto, presidente del Centro de Investigación de Recursos Naturales, y el secretario general de la universidad, ingeniero Raúl Pizarro Cabrera.

Nacido en el Perú, reside desde los 11 de años en los Estados Unidos, país en donde obtuvo su grado de bachiller en la Universidad de Miami y el grado de doctor en medicina en la Universidad de Louisville. “Nunca me olvido de mis raíces y llevó al Perú en mi corazón”, expresó visiblemente emocionado el homenajeado, tras agradecer la alta distinción sanmarquina,  en el acto realizado el 9 de noviembre, en la Capilla Nuestra Señora Virgen de Loreto, en el Centro Cultural de San Marcos.

Impresión 3D

Doctor Honoris Causa, Anthony Atala.

El doctor Anthony Atala es conocido en el campo científico por imprimir la primera vejiga humana colocada hace diez años en un paciente, mediante una impresora tridimensional que utiliza células vivas; aunque su preocupación por poder brindar a los pacientes un mejor tratamiento teniendo a disposición un tejido o un órgano, viene de muchos años atrás.

“Nuestra meta es mejorar la salud de los pacientes a través de la medicina regenerativa, y que más personas puedan acceder a estas tecnologías”, afirmó el destacado investigador, quien explicó que se trata de un área que trata de avanzar en la regeneración del cuerpo humano, construyendo tejidos y órganos a través de células, biomateriales y de células y biomateriales juntos.

Así, empezó a trabajar hace 25 años, construyendo tejidos a mano; es decir, un procedimiento que parte de un pedazo muy pequeño de tejido del órgano de interés, retirado al paciente mediante una biopsia. De esa manera, se ha podido crear en laboratorio piel, vejigas, uretras, músculo, cartílago, vaginas y otros tejidos.

Sin embargo, frente a la necesidad de poder beneficiar a la mayor cantidad de pacientes que necesitan un órgano, empezó hace 12 años la investigación en la impresión en 3D, haciendo lo mismo hecho a mano, consiguiendo actualmente la impresión e implantación en pacientes, de tejidos de los niveles 1 (planos como la piel), nivel 2 (tubulares como una arteria), y nivel 3 (huecos como vejiga y estómago).

Mesa de honor presidida por el Rector, Dr. Pedro Cotillo Zegarra, acompañado del Doctor Honoris Causa, doctores Manuel Palomino Yamamoto, Eleucy Pérez Tuesta y el ingeniero Raúl Pizarro Cabrera.

“Sabemos cómo cultivar y reproducir células humanas y ahora estamos trabajando en lograr tejidos de nivel 4 (sólidos como corazón o el hígado)”, manifiestó el pionero en  medicina regenerativa, quien junto a su equipo multidisciplinario de investigadores busca la forma de crear los órganos sólidos que necesitan los pacientes.

El doctor Atala ha publicado más de 400 artículos en revistas científicas, más de 200 resúmenes en diferentes congresos y reuniones científicas, entre otras publicaciones. Es profesor principal de cirugía en la Escuela de Medicina de la Universidad de Harvard; presidente del departamento de Urología y director del Instituto para la Medicina Regenerativa en la Escuela de Medicina de la Universidad de Wake Forest, líder en la traducción de los descubrimientos científicos en terapias clínicas.