Antonio Cachuán participó en un bootcamp de innovación en el MIT.

Antonio Martín Cachuán Alipazaga es un joven egresado de la carrera de Ingeniería de Sistemas de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (UNMSM) que decidió inclinarse por la rama de análisis de datos (big data), que lo llevó a seguir estudios de posgrado en Europa y participar en un bootcamp de innovación en el Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT, por sus siglas en inglés).

En entrevista a San Marcos al día, este destacado sanmarquino, quien actualmente se desempeña como data engineer (ingeniero de data) en el Banco de Crédito del Perú (BCP) y profesor en la Universidad Peruana de Ciencias Aplicadas (UPC), contó su experiencia en el extranjero y sus metas, cuyo camino desea que converja en la enseñanza en su alma máter, donde también trabaja su madre, Virginia Alipazaga Camacho, desde hace 42 años.

El embajador sanmarquino junto a su madre, trabajadora en esta universidad desde hace 42 años.

“En mi último ciclo en San Marcos, opté por la rama de análisis de datos, que me sirvió de formación para complementar mis estudios de posgrado en el extranjero, ya que dicho tema y el campo laboral relacionado eran incipientes”, indicó Antonio Cachuán, quien explicó que al principio de su vida laboral tuvo que desarrollarse en el área de inteligencia de negocios.

Tras ese primer periodo profesional, salió ganador de una beca para estudiar un diplomado en la Universidad Complutense de Madrid, en el 2016, para seguir un programa de big data, que luego aplicaría en el Perú en su nueva experiencia laboral como ingeniero de data.

En España, logró matricularse en la maestría en gestión de proyectos en la Universidad de Barcelona para cursar sus estudios a distancia en su país natal, ya que deseaba continuar su experiencia profesional y también costear sin problemas su posgrado.

Su meta es ser docente de la Facultad de Ingeniería de Sistemas e Informática, de donde egresó.

Así, el presente año, con toda la experiencia ganada a su corta edad, decidió postular a un bootcamp del MIT, cuyo tópico fue deep technology (innovaciones científicas y tecnológicas de impacto para mejorar la sociedad), siendo seleccionado entre 50 participantes de 2000 postulantes de todo el mundo.

El entrenamiento, que duró 10 días de clases teóricas y prácticas, se llevó a cabo en el campus de la ciudad de Cambridge en Estados Unidos, donde intercambió ideas con gente de los cinco continentes. Allí se desarrollaron proyectos con impacto económico y social, que luego fueron evaluados a fin de determinar si las iniciativas podían prosperar en el futuro.

Ahora, la meta de este embajador sanmarquino es aplicar sus conocimientos en la Decana de América, y, para ello, desea especializarse en el tema de cloud computing (estructura informática en plataformas y aplicaciones para usuarios desde una nube), camino que ya ha empezado a través de algunas certificaciones, como en Google.

“San Marcos me dio una excelente formación, con la que fui capaz de insertarme rápidamente en el campo laboral, sobre todo, en lo que concerniente a ‘internet de las cosas’. Sin embargo, seguir estudios en el extranjero es la mejor forma de retarse”, finalizó a manera de animar a los estudiantes sanmarquinos a buscar becas y pasantías que los ayuden a alcanzar la excelencia académica.