Con motivo de conmemorar el 119.o aniversario del nacimiento del historiador sanmarquino Raúl Porras Barrenechea, el Instituto Raúl Porras Barrenechea (IRPB), Centro de Altos Estudios e Investigaciones Peruanas, de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (UNMSM) ha organizado la conferencia “Raúl Porras Barrenechea y la literatura peruana”, a cargo del Dr. Camilo Fernández Cozman, a realizarse el viernes 18 de marzo, a las 6:30 p. m., en el auditorio del IRPB (calle Colina 398, Miraflores). El ingreso es libre.

Raúl Porras Barrenechea y la literatura peruana es el título del libro del Dr. Fernández Cozman, en el que analiza el pensamiento de este importante intelectual sanmarquino como crítico literario y pone en tela de juicio la posición de Porras como hispanista. Además, con este texto obtuvo el primer premio en el “Concurso Raúl Porras Barrenechea” en 1997, otorgado por el Instituto Nacional de Cultura (INC).

Camilo Fernández Cozman es miembro de Número de la Academia Peruana de la Lengua y profesor de la UNMSM. Ha sido conferencista en el Perú y el extranjero, y publicado Las ínsulas extrañas de Emilio Adolfo Westphalen (1990), Las huellas del aura. La poética de J.E. Eielson (1996), Raúl Porras Barrenechea y la literatura peruana (2000), Rodolfo Hinostroza y la poesía de los años sesenta (2001), La soledad de la página en blanco (2005), Casa, cuerpo: La poesía de Blanca Varela frente al espejo (2010) y César Moro, ¿un antropófago de la cultura? (2012), entre otros libros.

Raúl Porras Barrenechea

Nació en Pisco el 23 de marzo de 1897. Considerado uno de los intelectuales peruanos más lúcidos del siglo XX, fue un notable historiador, maestro universitario, ensayista y diplomático y, si bien fue ajeno a la política partidista, llegó a desempeñarse como presidente del Senado y Canciller de la República.

En 1913 ingresó en la Facultad de Letras de la UNMSM, donde se inició en la docencia como profesor de Literatura Castellana e Historia del Perú. Ejerció, asimismo, la cátedra en la Pontifica Universidad Católica, en la Academia Diplomática y en el Instituto de Urbanismo de la Universidad de Ingeniería.

Cumplió una destacada labor como teórico y defensor de los derechos territoriales de la nación. Como diplomático de carrera, fue ministro Plenipotenciario del Perú ante la Sociedad de Naciones, hoy Naciones Unidas, y Embajador en España. Culminó su profesión como ministro de Relaciones Exteriores, cargo que ejerció hasta poco antes de su fallecimiento en 1960, en su casa de Miraflores, declarada posteriormente monumento histórico de la ciudad y Casa-Museo.