Profesor Gustavo Montoya planteó una nueva mirada sobre José de la Riva Agüero.

Con el fin de analizar los doscientos años de proceso independiente en el Perú para plantear, hacia el futuro, estrategias de desarrollo social, cultural y científico, el Vicerrectorado de Investigación y Posgrado de la UNMSM organizó el VII Congreso Internacional Hacia el Bicentenario de la Independencia “El Real Convictorio de San Carlos y la difusión de las ideas de libertad”, realizado los días 28 y 29 de noviembre en la Facultad de Ciencias Sociales (FCS).

Especialistas de las diferentes áreas del conocimiento ofrecieron ponencias relacionadas al aporte del Real Convictorio de San Carlos en el contexto de la Independencia; historiografía de los movimientos independentistas; economía; ambiente; la prensa el cine y las artes en la construcción de ciudadanía; gastronomía; difusión y discusión de las ciencias y de las ideas filosóficas; educación: corrientes pedagógicas, arquitectura, tecnologías; entre otros temas.

 Profesor Adolfo Acevedo durante su exposición en el citado congreso.  

Así, por ejemplo, el profesor Gustavo Montoya planteó una serie de elementos que podrían ser reunidos y dar una visión alternativa a la idea de que José de la Riva Agüero, primer presidente de la República del Perú, fue un traidor.

“Podría ensayarse que Riva Agüero es expulsado del Perú, en 1823, porque no podía ser tolerado por José de San Martín y mucho menos por Simón Bolívar (quien ya tenía un proyecto político definido), debido a que había reunido a su alrededor aliados políticos, militares y civiles. Es en ese contexto que intenta establecer vínculos con los realistas. Creo que Riva Agüero como personaje militar y político va a ser reconsiderado”, estimó el investigador sanmarquino.

El doctor Adolfo Acevedo Borrego fue otro de los docentes sanmarquinos que participó en el citado congreso, con la ponencia “Estudio del perfil de liderazgo en el Perú. Enfoque transdisciplinario del proceso de creación de liderazgo”.

En su conferencia, el doctor Acevedo sostuvo que el liderazgo en el Perú muestra perfiles inéditos si se considera que es temporal y cambiante. “El líder surge espontáneamente. Es caótico, desordenado, aparece y desaparece, y su conducta presenta una serie de anomalías que paradójicamente lo descalifican como líder”, aseveró el especialista tras precisar que la relación líder-seguidor es una conexión rápida, directa y endeble, basada en la expectativa de bienestar a corto plazo.