Alumna del taller nos demuestra la técnica de respiración bajo el agua.

Cerca de 200 personas, entre niños, jóvenes y adultos, participaron del Taller Recreativo de Natación, fomentado por la Oficina General de Bienestar Universitario, a través de la Oficina de Servicio Social, que tuvo una duración de dos meses, a fin de aprender la técnica adecuada de respiración bajo el agua, así como los cuatro estilos de nado.

En la ceremonia de clausura, la licenciada Samantha Aráoz, jefa de la Oficina de Servicio Social, afirmó que estos cursos, que también benefician a niños con habilidades diferentes, cuentan con la participación de un público que ha venido formando parte anualmente de este servicio que brinda la Decana de América.

“Los ayuda a desarrollar actividades psicomotrices. También a mejorar su capacidad de respiración. Esto ha logrado que el taller tenga una acogida de más de 200 participantes de un programa que es impulsado desde hace más de 20 años”, agregó.

Los padres de familia fueron los principales espectadores en la clausura del Taller de Natación.

Durante las citadas clases, el profesor Juan Carlos Cabrejos Ramos, coordinador general del Taller de Natación, se encargó de impulsar el aprendizaje de los cuatro estilos de nado, tales como libre, espalda, brazo y mariposa. De esta manera, San Marcos continúa promoviendo el desarrollo del deporte, que beneficia tanto a su comunidad estudiantil como al público en general, el mismo que la actual gestión ha logrado estimular tras la reinauguración de la Piscina Universitaria el pasado 16 de febrero.

Cabe mencionar que la piscina sanmarquina abrió sus puertas, por primera vez, un 20 de abril de 1963, siendo actualmente considerada semiolímpica, y cuyas dimensiones son 25 metros de largo, 12 metros de ancho y una profundidad de 1.20 metros, lo que hace una capacidad de 360 metros cúbicos de agua.