Participantes del V Foro de Responsabilidad Social Territorial junto al equipo organizador de dicho encuentro internacional.

Tras tres días de diversas actividades académicas y con la firma del denominado Libro Blanco de San Marcos, concluyó la quinta edición del citado foro titulado “La responsabilidad social territorial: de Córdoba 1918 a los Objetivos de Desarrollo Sostenible 2030. Balance y perspectivas”.

Este encuentro internacional tuvo como sede a la Decana de América y fue organizado por el Instituto Internacional de la Unesco para la Educación Superior en América Latina y El Caribe (Iesalc), a través del Observatorio Regional de Responsabilidad Social para América Latina y el Caribe (Orsalc).

La reunión académica, que congregó a 22 rectores del país y del extranjero, y a centenares de investigadores de Latinoamérica y Europa, fue clausurada por el rector de esta casa superior de estudios, doctor Orestes Cachay Boza, en una ceremonia realizada el miércoles 6 de setiembre en el auditorio Ella Dunbar Temple.

Momento en que el rector Orestes Cachay firma el denominado Libro Blanco de San Marcos.

“Han sido tres días de reuniones, que nos han permitido asumir un gran compromiso por la educación de América Latina y el Caribe. Es la primera vez que San Marcos organiza un evento de esta magnitud, de modo que pone a nuestra universidad en los ojos del mundo; por eso, agradezco al Orsalc por confiar en nosotros”, declaró la máxima autoridad sanmarquina.

“Señor rector es magnífica su hospitalidad, su gallardía demostrada en todos los momentos del foro. Usted siempre estuvo ahí atendiéndonos”, resaltó, por su parte, el coordinador general del Orsalc, doctor Humberto Grimaldo Durán, al tiempo de felicitar a la secretaria ejecutiva del foro, Lilly Huamanchumo Sánchez, a los miembros del comité directivo del Orsalc y a los coordinadores de zona por el trabajo ejecutado en la organización de este importante evento internacional.

Durante la jornada de clausura, los rectores y los representantes de las organizaciones participantes del foro firmaron el Libro Blanco de San Marcos, que contiene, según explicó el doctor Grimaldo, las tendencias que los relatores y moderadores recogieron de las reuniones de trabajo. Asimismo, reunirá todas las conclusiones de los siguientes encuentros regionales y nacionales que se efectúen hasta mayo del próximo año.

De otro lado, se anunció que el VI Foro de Responsabilidad Social Territorial se desarrollará del 23 al 25 de octubre de 2018 en la Universidad Nacional de Educación del Ecuador.

Orestes Cachay, Isabel Delgado y Humberto Grimaldo en la firma del acta de compromiso para la superación de los problemas del CEBE "Santa Lucía".

Visita a centro de educación básica especial

Previamente, por la tarde, se llevó a cabo la visita a la comunidad hermana del Centro de Educación Básica Especial “Santa Lucía”, ubicado en la Unidad Vecinal N.º 3 (frente a la Ciudad Universitaria), como acto de responsabilidad social, a fin de que las delegaciones participantes del foro internacional conozcan los retos de una institución que alberga a niños y jóvenes con discapacidad intelectual severa en el Perú.

La recepción estuvo presidida por la directora del CEBE, Isabel Delgado Torres, quien hizo una reflexión sobre los problemas en cuanto a la búsqueda de equidad por los que pasan las personas con habilidades diferentes. Por otro lado, agradeció la labor que desempeña la Unesco como “protectora del mundo”, que siempre debe luchar por que la inclusión no se convierte en algo excluyente.

Delegaciones visitaron las aulas del citado colegio para comprometerse con las labores de niños y jóvenes en su educación.

Así, en favor a dicho desafío, las autoridades de la UNMSM y el Orsalc y el CEBE “Santa Lucía” firmaron un acta de compromiso para dar inicio al programa “Mi hermano mayor sanmarquino” para integrarse institucionalmente en los esfuerzos colectivos por la superación de los problemas del mencionado colegio y contribuir al logro de las metas de sus objetivos.

Finalmente, el evento estuvo acompañado de una serie de actividades artísticas a cargo de los niños, como bailes folklóricos, demostración de artes marciales, entre otros; además de un recorrido por las aulas, donde se pudo conocer el importante programa de apoyo complementario para estudiantes con discapacidad visual implementado en el CEBE.