De izq. a der.: profesor Winston Ugaz; alumnos Alonso Reynoso, Luz Thalía Chiclla y Gianella Chávez; vicerrectora académica de Pregado, y profesor Alejandro Narváez.

“Única”, “extraordinaria”, “indescriptible”, “maravillosa”, “enriquecedora” son algunas de las expresiones con las cuales los jóvenes que conformaron la primera misión estudiantil calificaron su experiencia vivida durante su corta estancia en la Universidad de Harvard, afirmando que regresan al país con una nueva visión de la realidad, nuevos conocimientos, una nueva metodología de aprendizaje y una riqueza en la interrelación entre estudiantes y docentes.

Lo que más impresionó, por ejemplo, a Alonso Reynoso Nishida, estudiante de la Escuela Profesional (EP) de Ingeniería de Sistemas, fue que “las personas tienden a buscar una solución a cualquier problema y eliminar de su vocabulario las palabras ‘no puedo hacerlo’. Las clases se desarrollan en amplios espacios y estimulan el pensamiento crítico y el trabajo en equipo”, afirmó tras destacar la metodología de enseñanza de “clase invertida”.

Este nuevo método de aprendizaje, que se viene implementando en Harvard desde hace 5 a 6 años, inicialmente en el área de Física, deja atrás la figura típica del profesor que dicta una clase para dar paso a un panorama mucho más participativo, en donde aprenden tanto los alumnos como el profesor. Los estudiantes llegan al salón con todo el conocimiento disponible en libros e Internet sobre un determinado tema y el tiempo es empleado para que emitan su propia opinión y asuman una posición crítica.

Gianella Chistell Chávez Pérez, de la EP de Administración, consideró que ha conocido un mundo diferente tanto en infraestructura como en la interrelación gracias a estudiantes y profesores, así como por el tipo de formulación de proyectos. Su grupo diseñó un proyecto tomando como tema el Objetivo N.º 1 de Desarrollo Sostenible: Fin de la Pobreza, el cual fue expuesto el último día de la estancia en Harvard.

Luz Thalía Chiclla Ortiz, estudiante de la EP de Administración de Turismo, aseguró que fueron dos semanas que contribuyeron a su desarrollo educativo y personal. “Conocer otra ciudad, otra cultura, otra calidad de vida, empezando por el servicio de transporte, da otra forma de pensar”, mencionó.

Los jóvenes son parte de los 140 estudiantes, entre ellos dos beneficiaros de la Beca 18, que participan este año en el Programa Profesional y Académico para las Américas de la Fundación Laspau (Academic and Professional Programs for the Americas), entidad afiliada a la Universidad de Harvard, como integrantes del Programa “Sanmarquinos para el Perú”, que reforzará los conocimientos y capacidades de liderazgo estudiantil de la UNMSM.

Segundo grupo de alumnos que viajan a Harvard.

Compartir experiencia

Durante su estancia, los destacados estudiantes reciben capacitaciones y entrenamientos, además de compartir vivencias que fortalecerán sus competencias de liderazgo. Para ello, asisten a talleres presenciales, visitas guiadas a tres universidades, dos centros de innovación y tres empresas locales vinculadas a las áreas de estudios de los sanmarquinos.

Luego de ello, se busca que repliquen sus conocimientos y experiencias adquiridas a través de diversas actividades, como reuniones con decanos y docentes, conferencias e invitación a profesores de Harvard para que expliquen cómo ser parte del nuevo modelo de aprendizaje y así coadyuvar al proceso de cambio hacia una universidad de investigación con innovación educativa.

Por su parte, el docente Winston Ugaz, de la Facultad de Sistemas e Informática, acompañante de uno de los grupos, manifestó que, con dicha experiencia, los docentes se tienen que sumar al cambio para que exista una nueva realidad académica. Además de visitar la Universidad de Harvard, en Boston, tuvieron la oportunidad de conocer el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), conocido por el impulso a la ciencia y sus avances tecnológicos; un centro de investigación y otro de innovación o fábrica de ideas.

Asimismo, explicó que, a nivel de enseñanza-aprendizaje, se tocaron temas que contribuyen a mejorar o solucionar problemas en el aspecto individual o de sociedad, como por ejemplo, la comunicación, que es un concepto básico en el liderazgo; es decir, que los jóvenes expresen de forma clara sus ideas. Otro concepto es la empatía: ponerse en el lugar del interlocutor para entender su problema y contribuir a su solución.

El próximo semestre, los jóvenes participarán en un programa de asistencia de cátedra y uno de inglés para aquellos que aún no manejan este idioma. Así lo informó la vicerrectora académica de Pregrado, doctora Elizabeth Canales Aybar, la tarde del 11 de abril, cuando se reunió el segundo grupo de viajeros con algunos de sus compañeros que retornaron de Harvard.

  

Distintos lugares visitados por la misión sanmarquina.