Director del CUF, Carlos Sánchez Huaringa, junto a elenco sanmarquino en una de sus presentaciones en provincia.

Conocer nuestra cultura y costumbres no solo es bailar una danza o disfrutar de un buen espectáculo, sino, principalmente, saber más sobre su naturaleza, procedencia y características, entre otros elementos que enriquecen una expresión cultural.

Así lo entiende el Centro Universitario de Folklore (CUF) de la UNMSM, institución que además de difundir la danza y la música folklórica, cumple la importante labor educativa de capacitación docente y formadora de profesionales, así como de investigación de nuestro folklore.

“El CUF proporciona al estudiante sanmarquino un espacio que le permite ampliar su visión de sociedad y contribuir a la formación integral que le brinda la universidad”, señaló el director de dicho centro, Carlos Sánchez  Huaringa, quien advirtió que muchas veces se deja de lado áreas que se deben cultivar alrededor de la formación personal, como es el caso de la cultura.

Tercer libro publicado por el CUF, dedicado a José María Arguedas.

La presencia del CUF en San Marcos —que tuvo como primeros directores a la musicóloga Rosa Alarco y al etnomusicólogo y antropólogo Josafat Roel Pineda— se ha hecho notar a lo largo de sus cuatro décadas, al punto que no hay estudiante que desconozca su existencia, que no haya bailado una danza, que no haya escuchado a los sikuris o a la estudiantina o que no haya participado en el festival interfacultades por el aniversario de la universidad.

Próximo a cumplir 47 años en el mes de noviembre, el CUF desarrolla su trabajo en tres grandes áreas, explicó el profesor Sánchez. La primera de ellas es la de difusión, a través de la cual se le da al estudiante sanmarquino la opción de lo artístico vinculado al tema de identidad, de  tradiciones y de historia; además de una enriquecedora experiencia de aprendizaje con las presentaciones dentro y fuera del país.

Una segunda área es la de educación, con la cual se llega a otros espacios de la sociedad. Su principal herramienta es la renovada Escuela de Folklore que se dedica a la formación de profesionales de nivel técnico para que ejerzan la docencia en danzas folklóricas y al dictado de cursos de extensión o libres de especialización.

 

 

Producción

La Unidad de investigación y producción audiovisual y bibliográfica es la tercera área que desarrolla el CUF, de vital importancia en el conocimiento del folklore, más aún si se tiene en cuenta que en el Perú existen aproximadamente 8000 danzas folklóricas, además de las que las poblaciones siguen creando, recuperando, recreando y modernizando.

Como resultado de esta indagatoria, el CUF tiene una serie de publicaciones que demuestran su presencia en el baile y el canto, pero también en la discusión y la investigación. Entre ellas, figura la revista Folklore, arte, cultura y sociedad, próxima a ser indexada; el boletín Haylli; libros como Las tradiciones musicales de los negros de la costa del Perú; tesis de William D. Tompkins, y Cultura y folklore en el Perú, compilado y editado por el director del CUF, en homenaje a los 100 años del nacimiento de José María Arguedas, cumplidos el pasado 18 de enero.

Se trata del testimonio bibliográfico del XXI Congreso Nacional Extraordinario y X Internacional Congreso de Folklore “José María Arguedas”, organizado por el CUF entre los días 25 y 30 de junio de 2011. Allí se encuentran las ponencias de investigadores, como la musicóloga y compositora, Chalena Vásquez, recientemente fallecida; Ladislao Landa, Américo Valencia, Rommel Plasencia, Andrés Ramírez, Roel Tarazona, Mercedes Giesecke Sara Lafosse, Federico García, René Calsín Anco, entre otros.

En lo que se refiere al material audiovisual, el CUF busca hacer una descripción etnográfica a través de documentales de espacios costumbristas —como fiestas y danzas tradicionales del Perú—. Se trata de explicar la costumbre, sus características, los elementos que utiliza la música, la vestimenta, quiénes participan, cómo se practica, entre otros aspectos materia de la investigación.

En la producción se cuenta con documentales, como la Danza de los Negritos de Huancaya, provincia de Yauyos, departamento de Lima; y el de los Chunchos de Huanta, Ayacucho. Actualmente, se vienen elaborando los trabajos de El Ayarachi de Chumbivilcas, Cusco, y el de la Huaylijia, este último es un encuentro navideño que se practica en varias regiones del país, donde toma diversos nombres como chiaraje, takanakuy o tinku.

Los carnavales es otra costumbre investigada, la cual, como muchas de las tradiciones peruanas, tiene procedencia occidental —porque fue traída por los españoles— y se juntó acá con una raíz andina.  En reciente conferencia, el director del CUF explicó que es la conjunción de dos fiesta. “Por un lado, tiene el carácter de romper reglas morales y religiosas; representa el desorden, la sátira, la burla, la lujuria; por eso, después viene la cuaresma, para purificarse”, dijo.

Agregó que en la colonia se unió con la fiesta de los Pujiay, la cual, a diferencia de los carnavales occidentales, comprende rituales de agradecimiento a la tierra, ya que en el mes de febrero está dando sus primeros frutos como choclo y maíz, alimentos muy importantes desde los tiempos prehispánicos. El mundo andino también lo festeja porque es el tiempo del inicio de la vida matrimonial de las parejas jóvenes. “Hay una relación de la productividad de la tierra con la fertilidad del hombre”, afirmó el sociólogo y antropólogo sanmarquino.

 

Elencos

El Centro Universitario de Folklore difunde las manifestaciones culturales autóctonas, a través de la interpretación y ejecución de las distintas melodías y danzas a cargo de los elencos de danza y de música. Se trata del Elenco Mayor de Danzas, Elenco Taller, Elenco de Marinera, Elenco Infantil, Elenco Juvenil de Danzas y el Elenco de Música; además de la Comparsa de Caporales y el Conjunto de Zampoñas.