Fernando Palacios Urbina llegó a fines del 2013 a la Oficina General de Cooperación y Relaciones Interinstitucionales (OGCRI) casi por azar. Quiso averiguar sobre becas otorgadas por diversas universidades, pero los planes de estudio de ninguna del listado que le alcanzaron llamaron su atención. Fue cuando preguntó por Japón creyendo que no obtendría respuesta, pero el destino le tenía un lugar reservado. Justo acababa de llegar un folleto con información. No lo pensó dos veces y en febrero del 2014 inició los trámites.

"Me esforcé para poder ser elegible y también me capacité en cuestiones de idioma. Todo fue muy rápido", nos comenta Fernando. El convenio nunca se había utilizado, así que en una labor conjunta entre él y la OGCRI llevaron las gestiones para adelante, recibiendo todo el apoyo en los trámites.

Fernando Palacios Urbina

A Fernando, la cultura del oriente siempre llamó su atención, pero su motivación mayor fue el perfil que tenía la universidad. No por nada es la segunda mejor de todo Japón. Y eso pudo notarlo por la información que le alcanzaron. Tenía que tomar esa oportunidad. 

"Eran las cuatro de la tarde, yo estaba trabajando y llega a mi correo que me habían aceptado. ¡Me voy! dije. Ahí empezó todo, tuve que estudiar un año pero mi Facultad, felizmente, me apoyó bastante en ese aspecto. Me brindaron las facilidades para poder irme tranquilo. El 4 de junio del 2014 fui aceptado y partí el 7 de setiembre de ese año. Fue un periodo tenso, hubo que comprar el pasaje de avión, tramitar las visas (una americana y otra japonesa), comprar maletas, hacer la bolsa de viaje, hablar con los docentes y alistar mi partida. Ya en Japón, lo que más aprendí fueron los valores de tiempo, orden y limpieza", nos cuenta.

Derecho Internacional

Fernando ingresó a San Marcos el 2010 a la   Escuela de Derecho de la Facultad de Derecho y Ciencia Política. Conoció Japón cuando cursaba el quinto año. "Viajé a la Facultad de Artes Liberales de la Universidad de Waseda en Tokio, donde llevé ocho cursos de Derecho Internacional y Relaciones Internacionales. El fin de la carrera de Artes Liberales es proporcionar al estudiante un campo amplio del Derecho y Literatura. En esta Facultad, yo pude elegir de entre una gran gama de cursos, aquellos que eran convalidables con Derecho. Llevé Intervención Humanitaria, Relaciones Internacionales de la Unión Europea, Derecho Constitucional y Derecho japonés", puntualizó.

Para Fernando, en Japón la parte académica está muy desarrollada. "Allá nos dan un límite de horas y creditaje, no sentía  que perdía el tiempo, pues luego de llevar mis cursos podía realizar otras labores. Además, la recepción de los docentes es muy abierta, no solo conversan contigo sino que la educación es más personalizada, te brindan apoyo psicológico y una atención dirigida a que seas un mejor profesional", señala.

A modo de anécdota, Fernando nos narra una grata experiencia académica. "Cuando estuve allí, una docente con la que llevé Culturas Latinoamericanas, las analizaba para ver cómo se concebían y así enseñarlas a los japoneses. Para ello, tomó como base Los ríos profundos, de José María Arguedas. Esto me animó a seguir su clase porque me recordaba a San Marcos; además, ella ha estado aquí", anota.

Un mensaje final para los sanmarquinos: "Les recomiendo absolutamente que vayan a Japón, es la mejor experiencia que San Marcos me ha brindado. Hace falta que nuestros estudiantes cambien sus horizontes. No solo hay que elegir lugares donde hablan español; hay países desconocidos que les darán una nueva y muy útil experiencia", concluyó.