Actividad académica fue organizada por el Vicerrectorado de Investigación.

Sensibilizar a la comunidad universitaria en procesos de transferencia tecnológica, el conocimiento de metodologías sobre vigilancia tecnológica  y buscar mejorar la redacción de la presentación de documentos para la inscripción de patentes, por parte de los investigadores de la universidad fue el objetivo del Seminario Internacional “Propiedad intelectual e inteligencia tecnológica”, organizado por el Vicerrectorado de Investigación de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, a través del Consejo de Transferencia e Innovación (CTI).

Esta importante actividad académica, realizada el 20 de abril en el auditorio Rosa Alarco Larrabure, de la Biblioteca Central, tuvo como expositores al MSc. Norberto Rodríguez, gerente de la Unidad Técnica - Clarke, Modet & Cº Colombia; Mg. Marta Sandra Rodríguez, gerente de Inteligencia Tecnológica - Clarke, Modet & Cº España, y la bióloga Stephany Soto, jefa del Departamento de Patentes - Clarke, Modet & Cº Perú.

Redacción de patentes

MSc. Norberto Rodríguez.

El Msc. Norberto Rodríguez disertó sobre la forma más conveniente de redactar una patente de invención, así como una solicitud de patente. Señaló que es muy importante saber no solo cómo redactarla, sino también qué es lo puede patentarse y qué no. Muchas veces, aclaró, algo de nivel inventivo es preferible protegerlo como secreto empresarial, pues se trata de una ventaja técnica que conviene mantener en secreto.

En cuanto a la redacción, se debe definir el invento y el modelo de una manera clara y concreta, así como qué es lo que se va a proteger y dónde, pues no en todos los países es patentable lo mismo. Asimismo, la redacción de patente debe tener un título, una descripción, uno o más dibujos de ser necesario, un resumen y las reivindicaciones. Estas últimas son la parte más jurídica e importante de una patente, pues definen la invención a proteger y delimitan el alcance de la protección. Finalmente, a modo de conclusión, aseveró que siempre se deben identificar los aspectos previos de la tecnología, qué es lo  quiere plasmarse en esa descripción (si es un proceso, un uso, una patente o algo que quiere mantenerse en secreto).

Inteligencia tecnológica

Mg. Marta Sandra Rodríguez.

Para Marta Sandra Rodríguez, ver la mejor manera de incorporar una herramienta tecnológica nos ayudará ante la incertidumbre que tenemos al iniciar nuevos proyectos. Por ello, una gestión eficaz de la información nos permitirá, mediante la tecnología, aprovechar toda la información disponible, sobre todo la que se encuentra en las patentes y los artículos científicos. Nuevamente surge la importancia de saber qué es lo que puede ser patentado y qué no. Por ejemplo, no es posible reivindicar algo que ya fue inventado, y para ello es fundamental el trabajo previo de búsqueda de información.

El proceso de inteligencia, que implica tomar una decisión, nos permite anticipar y deducir la incertidumbre en un área en la que no se sabe cuál es el estado de nuestra investigación o descubrimiento, y cuál es el salto desde el punto de vista del conocimiento. Marta Rodríguez precisó que la inteligencia es la capacidad de llevar a cabo un proceso de búsqueda y análisis de información para transformarla en un conocimiento beneficioso, que permita hacer una buena gestión de los recursos y una adecuada planificación estratégica.

Propiedad intelectual

Bióloga Stephany Soto.

A su turno, la bióloga Stephany Soto hizo una exposición sobre las características de la propiedad intelectual. Aseveró que las empresas recurren cada vez más a la innovación tecnológica para crear y mejorar su competitividad. Por ello deben proteger su propiedad intelectual, que son los derechos que tienen que ver con las creaciones de la mente, las invenciones, las obras literarias y artísticas, los símbolos, los nombres, las imágenes, los dibujos y modelos como utilización en el comercio.

Señaló que la propiedad intelectual es como un monopolio que le dan a la empresa o institución para que explote su invención, pues excluye a terceros. Se caracteriza por la territorialidad, es decir, la patente vale solo en el país en el cual ha sido otorgada. Por ejemplo, si se quiere proteger un invento en el Perú, la oficina encargada de conceder ese derecho sería Indecopi.

"Las patentes protegen invenciones, y esas invenciones vienen a ser desarrollos a una solución práctica. Los requisitos son: novedad, aplicación industrial y nivel inventivo. La duración es de 20 años. Los modelos de utilidad son una particularidad de las patentes, que, básicamente, son máquinas que han tenido pequeñas modificaciones y, por ende, no califican para nivel inventivo. La duración de esta patente es de 10 años", dijo. Y también están los diseños industriales, que protegen las formas innovadoras del producto: su parte ornamental.

Stephany Soto aclaró que las ideas no son patentables, sino la materialización de ellas. "Una idea no se puede proteger".

Finalmente, recomendó que lo primero que hay que hacer para gestionar una solicitud de patente es una búsqueda del estado del arte, es decir, de toda la información pública que existe entre lo patentable y no patentable. Luego, se debe hacer un informe de patentabilidad, que permite saber, mediante opinión de expertos, si se cumple con los requisitos de novedad, nivel inventivo y aplicación industrial.

"Es muy importante cómo está redactada la solicitud de patente, el estado del arte y el informe de patentibilidad, porque eso ayudará a que se pueda pasar un buen examen técnico", concluyó.