El rector Orestes Cachay y la vicerrectora Elizabeth Canales felicitaron las iniciativas innovadoras de los estudiantes sanmarquinos.

Proyectos de alumnos de los cursos de Economía General y Microeconomía, de I y III ciclo de estudios, respectivamente, de la Escuela Profesional de Negocios Internacionales, de la Facultad de Ciencias Administrativas, fueron diseñados aplicando metodologías de vanguardia, tales como Design Thinking y Flipped Classroom (Clase inversa), las cuales se utilizan en las principales universidades del mundo, como Harvard.

El profesor de ambos cursos, Gino Ñavincopa Flores, destacó que la aplicación de las metodologías en las sesiones de clase y de trabajo de campo ha motivado a los estudiantes para que desarrollen su creatividad y capacidad cognitiva, las cuales se han plasmado en el diseño de diversos proyectos de interés para esta universidad y la comunidad.

Además, para ser sostenibles en el tiempo, precisó que todos los proyectos cumplen con criterios de responsabilidad social y ambiental y están vinculados a una solución digital. Así, los productos o los servicios diseñados por los estudiantes buscan solucionar un problema concreto de la vida real, ya sea de su universidad o de la sociedad.

Doctora Elizabeth Canales y profesor Gino Ñavincopa junto a un grupo de alumnos de los cursos Economía General y Microeconomía, autores de los proyectos.

Todo ello es una aplicación, a modo de plan piloto, de lo aprendido durante la visita que realizaron este año alumnos y docentes sanmarquinos a la Universidad de Harvard (EE. UU.), en el marco del programa “Sanmarquinos para el Perú” impulsado por la actual gestión rectoral.

“Queremos que sean emprendedores, empresarios y líderes en el campo de su especialidad. Para ello, hay que llevar a San Marcos a ser una universidad de tercera generación en investigación, ciencia y tecnología, y con ustedes vamos a lograrlo; por eso, les pido su colaboración”, sostuvo el rector, doctor Orestes Cachay Boza, durante la presentación de los proyectos efectuada el 31 de mayo.

En tanto, la vicerrectora académica de Pregrado, doctora Elizabeth Canales Aybar, felicitó la creatividad e iniciativa de los estudiantes sanmarquinos al elaborar dichos proyectos, los cuales contribuyen al bienestar de la universidad o de su comunidad. A continuación, se presentan dos de estas iniciativas estudiantiles.

Integrantes del equipo del proyecto “Mejora del sistema de enseñanza a través de una página web”.

Mejora del sistema de enseñanza a través de una página web

Tiene como finalidad ayudar a los estudiantes de la Facultad de Ciencias Administrativas, y a largo plazo a los de otras facultades, en la adquisición virtual  gratuita de libros y separatas que ellos requieren para sus estudios en los diversos cursos de su carrera.

Para lograrlo, se plantea la creación de una página web para celulares y computadoras, donde estarán alojados libros básicos de cada ciclo. En tal sentido, en dicho portal, los estudiantes hallarán información en torno a las publicaciones que necesitarán leer en cada uno de los cursos de los diferentes ciclos.

Ecoilumínate San Marcos

Este proyecto tiene entre sus objetivos principales contribuir a reducir los gastos en energía eléctrica, dentro de la Ciudad Universitaria, mediante el uso de las energías eólica y solar, aprovechando al máximo la condición climática de esta universidad.

Expositores del proyecto Ecoilumínate San Marcos, en plena disertación, en el Vicerrectorado Académico de Pregrado.

El aprovechamiento de ambos tipos de energía servirá, en una primera etapa, para iluminar los ambientes externos de la Facultad de Ciencias Administrativas, tales como los paraderos de los buses sanmarquinos, popularmente conocidos como “burros”, que brindan servicio perimetral dentro de la Ciudad Universitaria; así como los parques que no cuenten iluminación.

Sobre Desingn Thinking y Flipped Classroom (clase inversa)

El profesor Gino Ñavincopa explicó que la metodología del Design Thinking estimula el trabajo en equipos multidisciplinarios y evalúa la creatividad, para lo cual se identifica un problema real y se plantea una solución creativa. En tanto que Flipped Classroom (clase inversa) es un modelo de aprendizaje personal asistido, donde el alumno no es un actor pasivo que únicamente recibe información de su profesor, sino que se convierte en el eje del proceso de aprendizaje, en el cual el docente actúa como una suerte de facilitador.