El lunes 29 de agosto, la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, a través de la Facultad de Medicina de San Fernando, instaló una comisión del Instituto de Ética en Salud, en respuesta al pedido de apoyo a EsSalud para determinar si hubo o no transgresión a la ética o bioética en el proceso de atención a la joven Shirley Meléndez Tuesta, quien tras una serie de procedimientos médicos, perdió las manos y los pies, en un acto quirúrgico.

“Hemos pedido apoyo a la Facultad de Medicina de la UNMSM que tiene el Instituto de Bioética, para que nos ayuden a identificar si en todo este proceso de atención a la señorita Shirley Meléndez ha habido una transgresión a la ética o bioética”, expresó la expresidenta de EsSalud, Virginia Baffigo.

“El proceso está en periodo de conclusión, pero EsSalud toma acciones al margen de los resultados”, añadió Baffigo, por lo que, ha pedido además del apoyo de San Fernando, a la Contraloría General de la República para que ingrese a evaluar, no el caso en sí mismo, pero si el proceso de atención de los usuarios de los servicios de urología y diagnóstico por imágenes.

El doctor Alberto Perales Cabrera, médico psiquiatra, es el presidente de la Comisión que el Instituto de Bioética de San Fernando ha conformado, y cuenta con el apoyo de un urólogo, un intensivista y un auditor médico, según indicó el decano de la Facultad de Medicina de San Fernando, doctor Sergio Gerardo Ronceros Medrano.

Asimismo, sostuvo que esta oportunidad permitirá a la Decana de América intervenir en un problema de alcance nacional y contribuir desde el instituto a presentar una opinión autorizada en el campo de la ética.