La Clínica Universitaria dirige la Red de Salud Mental Universitaria.

Existe una serie de indicadores que manifiestan una respuesta normal a la situación actual como consecuencia de la pandemia; sin embargo, cuando estos persisten o se vuelven inmanejables, es necesaria la intervención del equipo de salud mental que permita afrontar y superar estas reacciones.

Así lo recomendó el psicólogo Juan Sarmiento Molina, especialista e investigador de conducta humana, durante su participación en el conversatorio virtual Por un bienestar emocional en la UNMSM en tiempos de Covid-19, el cual fue inaugurado por el rector de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, Orestes Cachay Boza.

“En el mundo se están presentando incertidumbres de cómo afrontar la pérdida de un ser querido, cómo vamos a sobrevivir, o cómo vamos a proteger a nuestras familias, lo que nos lleva a buscar mecanismos de apoyo emocional para conseguir el bienestar y conducta mental adecuada”, manifestó la autoridad sanmarquina, e invocó la unión de todos los peruanos para luchar contra este enemigo común.

Rector de la UNMSM, Orestes Cachay Boza.

 

En ese sentido, recordó que la Decana de América no ha sido ajena a la necesidad de contar con una buena salud mental, por lo que desde el año pasado, se cuenta con el Centro de Salud Mental Comunitario Universitario (CSMCU), que ha venido atendiendo a estudiantes, docentes y trabajadores con síntomas de ansiedad, depresión, miedo, entre otros trastornos que afectan la salud.

Tras expresar sus condolencias a los sanmarquinos que han perdido algún ser querido, el doctor Cachay manifestó su reconocimiento y gratitud a la comunidad sanmarquina que, a pesar de las dificultades, está trabajando y demostrando que San Marcos sabe superar las crisis y salir adelante por el fortalecimiento institucional y la calidad académica y de investigación de la universidad.

Reacciones de alerta

El psicólogo Sarmiento señaló que ante una pérdida o un duelo se presentan reacciones normales que debemos comprender como dolor, ansiedad, resentimiento hacia los demás, pérdida del apetito, dolor de cabeza, llanto o enfado, aislamiento, insomnio, marcada culpa o baja autoestima, olvidos o dificultades para concentrarse.

Psicóloga  Delia Facho Láinez.

“Todos estos son indicadores que nos permiten ver cómo la persona asimila y acepta la situación; pero cuando este comportamiento persiste más de dos meses, más aún si está con depresión, esa persona requiere apoyo y el soporte de un equipo especializado de salud mental, para que poco a poco recupere sus actividades personales y laborales”, señaló el especialista.

A su turno, la psicóloga Delia Facho Láinez, miembro de la Comisión de Salud Mental de la UNMSM, se refirió a la Red de Salud Mental Universitaria constituida el año pasado para elaborar y aprobar el plan de salud mental de la comunidad universitaria, a fin de fortalecer las capacidades para cuidar en forma integral la salud de los sanmarquinos.

Dicha red está bajo la coordinación del Vicerrectorado Académico de Pregrado y la dirección de la Clínica Universitaria, integrada, además, por la Oficina General de Bienestar Universitario, COPSI, UNAYOE, Unidades de Bienestar, Preventorio de Desarrollo Humano de la Facultad de Medicina, y el CSMCU como aliado estratégico.

Psicólogo Juan Sarmiento Molina.

 

“En esta emergencia sanitaria, tenemos la responsabilidad de contribuir con la reducción del impacto de la pandemia en la comunidad, mediante actividades de soporte emocional y acciones preventivo promocionales que hemos ido desarrollando”, indicó la especialista, tras informar que se espera contar muy pronto con un diagnóstico situacional en el contexto actual.

Por ello, advirtió que el impacto no termina con la pandemia pues habrá repercusiones tanto en la salud física como mental, frente a la pérdida de seres queridos o el temor constante de contagio. “El inadecuado manejo de las emociones requiere estrategias para poder afrontar situaciones nuevas, como la actual”, señaló la psicóloga, quien informó que la aplicación a los estudiantes de un cuestionario sobre la salud psicológica, se extenderá a docentes y administrativos.