Ladrillo ecotecnológico para el sector de la construcción civil que plantea la reconversión de relaves tratados.

La contaminación por residuos mineros es una realidad en el Perú, frente a la cual es necesario promover y recoger soluciones innovadoras y tecnológicas desarrolladas por inventores, la academia y otros sectores involucrados en la reducción de la contaminación.

“Se tiene que desarrollar la minería, pero sin afectar el ecosistema, y la implementación de metodologías de patentes verdes que contribuyen a la reducción de los impactos ambientales serán, en algún momento, una prioridad en el Estado para que los inventores puedan transferir esa tecnología”, sostuvo la ingeniera metalúrgica Silvana Luzmila Flores Chávez, reconocida como sanmarquina destacada en el marco del 468.º aniversario de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (UNMSM).

Egresada de la Facultad de Ingeniería Geológica, Minera, Metalúrgica y Geográfica (FIGMMG), se ha dedicado —desde su época de estudiante universitaria y en la actualidad como CEO de una empresa de innovación tecnológica— a los proyectos que buscan la descontaminación de efluentes minero-metalúrgicos y relaves. Estos últimos son depósitos de desechos tóxicos que contienen arsénico, plomo, mercurio, sales de cianuro y químicos propios del procesamiento minero.

Con esa preocupación, creó un agente remediante que permite realizar procesos más eficientes, que reducen a su mínima expresión la concentración de metales pesados y acidez de aguas de mina. Así lo explicó la ingeniera metalúrgica, quien, además, consiguió que los relaves descontaminados se conviertan en agregados de construcción como materia prima para la fabricación de los llamados ladrillos ecotecnológicos (LETS)

La ingeniera Silvana Flores Chávez desarrolla soluciones tecnológicas contra la contaminación del medioambiente.

“Estos ladrillos son más resistentes y económicos de los que existen en el mercado; están fabricados con material de relave al 80 % o 90 % descontaminado; no requiere agua para que se endurezcan ni tampoco altas temperaturas para su cocción; no generan sulfatación y cumplen los estándares ambientales y de calidad exigidos en la normatividad”, detalló la inventora sanmarquina, quien comprobó su tesis sobre el reuso de los relaves mineros al ejecutar el proyecto de “Remediación de pasivos ambientales mineros del cerro El Toro, de Huamachuco, basado en tecnologías limpias para el desarrollo sostenible”.

Patentes verdes

Al precisar que las patentes verdes o ecológicas —término que procede de Brasil— desarrolla tecnologías limpias para descontaminar el medioambiente, la ingeniera Flores señaló que los LETS es la síntesis de cuatro anteriores registros de propiedad industrial de patentes verdes de su empresa Green Metallurgy Technologies, que contribuyen a tratar los efluentes, disminuyen la contaminación de los relaves y tratan el relave mismo.

Se trata de las patentes consecutivas o familia de patentes “Proceso para obtener óxidos e hidróxidos de calcio y de magnesio y óxido de silicio a partir de un mineral de dolomita”, y su aplicación directa en el “Proceso para neutralización y adsorción de metales pesados presentes en efluentes mineros –metalúrgicos y/o aguas de mina con un mineral de dolomita”.

Relavera del cerro El Toro, en Huamachuco, La Libertad, que impacta en la calidad ambiental del suelo, agua y aire de las comunidades campesinas.

Así también, las patentes de “Tecnología de limpieza de descontaminación activa basada en procesos simultáneos de neutralización, precipitación y adsorción de contaminantes contenidos en residuos industriales mineros” y “Proceso de obtención de un filtro de estructura porosa impregnado con dolomita, bentonita y escoria tratada para el tratamiento pasivo de efluentes industriales y/o aguas residuales industriales y/o domésticas”.

Antes de dedicarse a la empresa privada, la ingeniera Silvana Flores fue investigadora del Instituto de Investigación de la FIGMMG, donde desarrolló la línea de investigación “Creación de valor a los residuos mineros para generar agregados de construcción y ladrillos y/o baldosas a partir de dichos relaves”, con la finalidad de crear una patente de invención.

De esa manera, la destacada sanmarquina, una de las nueve mujeres con más solicitudes de patentes (9) en el periodo 1990-2018, apoyó en toda la cadena de valor a la creación y generación de las primeras patentes obtenidas por la Decana de América. La primera fue “Procedimiento para obtener agregado de construcción a partir de relaves polimetálicos y ladrillos o baldosas obtenidos a partir de dicho agregado” (expedida: 11 de marzo de 2009).

La segunda es “Mototaxi accionada por un motor eléctrico que utiliza energía proveniente de la energía solar y otros tipos de energía” (expedida: 8 de setiembre de 2010). Los doctores Alfonso Romero Baylón y Werner Pacheco Luján dirigieron los respectivos equipos de investigación.