Nadia Galindo ocupó el primer lugar del curso “Big Data Business” de la Fundación Telefónica. 

Hace un par de meses, a Nadia Galindo se le presentó un nuevo reto. Había participado en varios proyectos de investigación y tenía experiencia manejando bases de datos, lo que fue clave para ser una de las seleccionadas del I Curso de “Big Data Business” organizado por la Fundación Telefónica.

Fueron cerca de 176 horas lectivas intensas donde pudo conocer de primera mano lo relevante que es el uso de datos para las empresas e instituciones en general y la importancia de que expertos puedan recoger datos de la empresa, almacenarlos, garantizar su seguridad y analizarlos adecuadamente para obtener conocimientos e información básica para la toma de decisiones de las compañías.

Con el normal temor de alguien que inicia una nueva aventura académica sobre un tema que usualmente está relacionado con carreras afines a las ingenierías, Nadia Galindo, quien es egresada de la Escuela Profesional de Microbiología y Parasitología y de la maestría de Biología Molecular de la Facultad de Ciencias Biológicas, pudo empezar este nuevo curso introductorio con grandes expectativas.

“Yo entré sin saber nada de lenguaje de programación. Había escuchado de inteligencia artificial, pero no tenía idea de qué trataba este campo. Justamente ellos —Telefónica— me comentaron que el curso estaba dedicado al uso de datos para negocios. Expliqué que en mi campo manejamos una gran cantidad de datos, y ellos no veían conocimientos en programación, sino experiencia manejando base datos, habilidades blandas y participación en proyectos”, indicó durante una entrevista a San Marcos al día.

Fueron meses en las que todo era big data para ella. Almorzaba viendo videos sobre el tema, cenaba leyendo artículos y estudiaba a cada hora para poder empaparse más sobre los aspectos que se trataban en el curso.

 

Junto con sus compañeros de grupo planteó un proyecto de digitalización de especies en el MHN. 

La otra clave para su aprendizaje fueron los profesores y la metodología del curso. Cada clase, virtual y simultánea en tres países a la vez, era evaluada y la forma de enseñanza de los docentes extranjeros era dinámica con feedback que permitía responder las dudas de los estudiantes —si las había— en cuestión de segundos.

“Los profesores eran muy buenos y la plataforma y el entorno eran muy dinámicas. Tenías al alcance un chat colectivo, las diapositivas y al profesor en tiempo real. Si tenías una duda, lo escribías e incluso los mismos alumnos podían responderte. Al final, me terminó gustando más que una clase tradicional”, señaló.

Indicó que el interés sobre big data a partir del curso le permitió buscar y asistir a eventos, nuevas oportunidades laborales y crear una red de contactos; por ejemplo, con gente que trabaja en bancos y que maneja analítica de datos. “Ahora que me estoy iniciando en este tema, me gusta ir a eventos e interrelacionarme, lo que me ayudará a seguir estudiando y aprendiendo para poder desarrollar un proyecto y exponerlo más adelante”, agregó.

Uno de estos proyectos —que le permitió quedar en el primer lugar de este curso con una calificación de 9.20 sobre 10— es la digitalización y creación de un registro virtual de los casi 2 millones de especímenes de las colecciones científicas con las que cuenta el Museo de Historia de Natural (MHN). Un proyecto a largo plazo y nada sencillo.

El curso de la transformación digital

El curso permitió descubrir nuevas oportunidades de negocio, basadas en la transformación digital y el big data para conocer las necesidades de las compañías orientadas al análisis de datos. Las clases estuvieron a cargo de reconocidos profesionales de España y se realizaron en simultáneo con estudiantes de México, siendo aproximadamente 100 de ellos.

Es la primera vez que se desarrolla en el Perú un curso de tales características, con la participación de estudiantes y egresados de cuatro importantes universidades del país, siendo San Marcos la única universidad pública.