Connotados discípulos del doctor Puccinelli participaron del homenaje a su maestro.

Al cumplirse el cuarto aniversario del fallecimiento del doctor Jorge Puccinelli Converso, el Instituto Raúl Porras Barrenechea (IRPB) de la UNMSM rindió un emotivo homenaje a quien fuera su director fundador, con una serie de actividades conmemorativas realizadas el martes 18 de octubre.

“Jorge hizo una gran labor intelectual y se entregó, como maestro, a los demás. Mientras haya discípulos, su imagen permanecerá”, así lo estimó el doctor Marco Martos Carrera, exdecano de la Facultad de Letras y Ciencias Humanas (FLCH), al destacar su permanencia en la cátedra universitaria dentro de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos.

El doctor Martos también lo recordó como el fundador de la biblioteca de la FLCH, la cual, precisamente, lleva su nombre. “Nuestra facultad se siente muy honrada de que Jorge haya sido su director, decano, y que, como maestro, nos haya formado”, remarcó el también poeta y docente sanmarquino.

En el auditorio del IRPB se realizó el conversatorio en honor a Jorge Puccinelli.  

“Este recinto (el IRPB) es una tribuna académica connotada del país en virtud a Jorge Puccinelli porque se entregó en cuerpo y alma a su conducción”, aseveró, por su parte, el reconocido escritor y discípulo del homenajeado, Carlos Germán Belli.

Belli destacó su labor como fundador y director de la revista Letras Peruanas, así como su rol forjador de muchas generaciones de discípulos agradecidos con su maestro. “La colonia italiana, en el Perú, no es muy numerosa, pero sí muy significativa. Un buen ejemplo de ello es Jorge Puccinelli, quien será recordado como un insigne peruano-italiano”, concluyó el escritor.

Otros discípulos del doctor Puccinelli, que también participaron del conversatorio denominado “Jorge Puccinelli y la literatura peruana”, realizado en el auditorio del IRPB, fueron Flor María Shimomura de Reátegui, Hildebrando Pérez Grande y Manuel Velázquez Rojas.

Los homenajes se iniciaron en la mañana con una misa en la Parroquia Nuestra Señora de Fátima, en Miraflores. Posteriormente, se desarrolló una romería al Cementerio de Surquillo, en el pabellón San Silvestre, lugar donde descansan los restos del maestro Jorge Puccinelli.