Retrato en óleo de la figura de Fray Tomas de San Martin.

Siendo uno de los primeros dominicos que vino con los conquistadores españoles, Fray Tomás de San Martín fue un personaje importante durante el establecimiento de la colonia española en América del Sur. Ahora, al cumplirse 469 años de la fundación de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (UNMSM), una de las gestiones más importantes que realizó este religioso español, repasaremos otros hechos que le involucraron casi directamente en la historia de nuestro país y que son poco recordados.

Tomás de San Martín nació en el pueblo de Palencia en 1482, donde pasó su niñez. Ingresó al Convento de San Pablo de Palencia en 1494, donde recibió su formación religiosa y pasó a ser fraile, recibiendo el antenombre “fray”. A través de los años se convirtió en un importante catedrático, incluso enseñó en el Colegio de Santo Tomás de Aquino en 1525, lugar donde se graduó como maestro en Artes y Teología.

Llega a las Indias (nombre con el que se conocía antiguamente al continente americano) aproximadamente en 1528 y, en 1532, formó parte de los 5 dominicos que acompañaron la expedición de Francisco Pizarro al Perú, estando presente durante la captura del Inca Atahualpa y su posterior ejecución, hasta la conquista de la ciudad del Cusco.

Después continuó, según rezaba su orden, una labor evangelizadora a los pueblos indígenas. Luego se estableció en Lima en 1540, siendo nombrado provincial de la Orden de los Dominicos. Incluso el mismo Pizarro le donó unas tierras.

Estatua de Fray Tomas de San Martin ubicada en la plaza que ahora lleva su nombre en la UNMSM.

En la Guerra Civil entre los Conquistadores, participó ayudando al gobernador del Perú designado por la corona española, Cristóbal Vaca de Castro, logrando su entrada a Lima pacíficamente y siendo reconocido como gobernador por el cabildo de la ciudad.

Esto lo posicionó como un personaje importante para la corona, por lo que el mismo emperador Carlos I le encomendó ayudar en el gobierno al primer virrey del Perú, Blasco Núñez Vela. Además le dio anticipadamente copia de las Nuevas Leyes, donde se establecía, entre otras, una serie de normas para la protección del pueblo nativo americano que venía siendo maltratado por los encomenderos españoles.

Cabe resaltar que estas nuevas leyes fueron ideadas por Fray Bartolomé de las Casas quien fue uno de los primeros en denunciar el maltrato a los nativos americanos. Fray Tomás, quién también era un crítico al maltrato de los españoles, recriminaba estos actos en sus homilías, hecho que originó muchos intentos de censurarlo; aun así, se encargó que la orden dominica que evangelizaba el país, nunca dejara de defender a esta población despojada de su humanidad injustamente.

Durante las celebraciones de aniversario de la UNMSM, las autoridades sanmarquinas brindan tributo a su fundador.

Durante la rebelión de los encomenderos encabezada por Gonzalo Pizarro, quienes pedían la derogación de las Nuevas Leyes por la afectación de sus derechos, el hermano del conquistador, escogió al Arzobispo de Lima y a Fray Tomas de San Martín, sabiendo que este último podría tener cierta influencia, para que lo nombren gobernador del Perú, por lo cual, los enviaron a España.

Sin embargo, cuando llegó a Panamá se unió al pacificador enviado por la corona, Pedro de la Gasca a quien asesoró y ayudó en el desbande de las tropas pizarristas, y que al final trajo el fin de dicha rebelión en abril de 1548; luego de esto se integró a sus labores como educador y religioso.

A un mes de terminada la rebelión, Fray Tomas planteó, en el capítulo Provincial de la Orden de Santo Domingo en Cusco, la necesidad de tener un centro de estudios de tipo universitario ubicado en Lima, con lo cual obtendrían un centro de educación superior que evitaría el tortuoso viaje a la metrópoli española.

De esta manera, se sentarían las bases para la fundación de la primera universidad de América, la Universidad de Lima que pasaría a tomar el nombre del evangelista San Marcos, convirtiéndose en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos en la actualidad, cuya fecha de fundación, 12 de mayo de 1551, es un hito importante en la educación peruana.

Fray Tomas de San Martín murió en el Convento del Santísimo Rosario, conocido popularmente como Santo Domingo. 

Siendo Fray Tomás de San Martin, quién gestionó principalmente la Cedula Real de Fundación, otorgada por el emperador Carlos I, que probablemente debido a los servicios prestados a la corona, no obtuvo muchos problemas para conseguir el favor de esta, aunque esto no deja de ser meramente especulativo.

A pesar de este importante logro, Fray Tomas vivió sus últimos días en Lima agobiado por aquel cabildo limeño que lo designó para traer tan importante logro debido a sus críticas a los encomenderos, a los cuales nunca dejo de fustigar.

Murió a la edad de 72 años en el Convento del Santísimo Rosario (conocido actualmente como Convento de Santo Domingo) de una enfermedad, mientras se preparaba para asumir como obispo de la ciudad de La Plata (actual ciudad de Sucre en Bolivia).

Fray Tomás dejó un rico legado educativo al fundar no solo la primera universidad de América, sino al promover la construcción de más de 60 escuelas en todo el país. Fue humanista, pues defendió los derechos de los nativos americanos y no dudó en denunciarlos y exponerlos ante una sociedad esclavista. Fue histórico, pues participó en los hechos que definieron a nuestra nación.