Para ganar la beca, Paula García tuvo que competir con magísteres y doctores de todo el país. Foto: PGM

Paula García Malpica, egresada de la Facultad de Ciencias Contables de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (UNMSM), tenía un trabajo estable cuando decidió dejarlo todo para iniciar una nueva aventura, esta vez, lejos de su país. Su destino se encontraba en España, específicamente en la Universidad de Sevilla, gracias a la Beca Santander Iberoamericana Jóvenes Profesores e Investigadores.

Su camino no fue fácil, pues tuvo que competir con profesionales de 29 universidades de todo el país que contaban con maestría y doctorado; pero fue gracias a la investigación que realizaba en ese entonces sobre tributación ambiental lo que le permitió ser una de los 10 investigadores que ganaron esta beca.

“En la premiación, me llevé una gran sorpresa al ser la única con el grado de bachiller y con 23 años, pues los otros 9 becarios ya tenían grado de magíster o doctor y más años de experiencia como investigadores. Me comentaron que la elección se dio considerando la calidad e impacto a largo plazo de la investigación”, afirmó la becaria que realizó esta estancia académica de abril a julio de este año.

Además del proyecto, su rango de investigadora con certificado de vinculación con el Instituto de Investigación de Ciencias Financieras y Contables de la UNMSM, firmado por su director Nicko Gomero Gonzales, también fue indispensable para su postulación.

Actualmente se encuentra trabajando en la 1551 Incubadora de Empresas Innovadoras.

En el país ibérico, pudo asistir a talleres, seminarios y conferencias sobre temas de investigación; así como conocer Austria, Francia, Italia, lo que le permitió aprender sobre diferentes perspectivas y la influencia que puede tener la investigación para cambiar el mundo.

Ahora espera replicar todo lo aprendido durante su estancia académica. “Me gustaría seguir apoyando en temas de innovación para mover el ecosistema peruano. El Perú es un país emprendedor por excelencia, pero todavía hay mucho potencial por descubrir”, señaló.

Consideró que, si bien el ecosistema emprendedor en Europa se encuentra más desarrollado que en este país, “no hay el ímpetu o creatividad latinoamericana que hace que esa falta de apoyo se conviertan en oportunidades”.

Paula García se encuentra trabajando en la 1551 Incubadora de Empresas Innovadoras como analista de proyectos y coordinadora de startups. Desde ahí se encarga de trasladar las investigaciones a la realidad y de que no se queden solo en proyectos, sino que tengan impacto en la sociedad.

Sobre su casa, San Marcos, aseveró que abre las puertas al mundo, ya que es una universidad donde se puede encontrar a distintas personas y cada una de ellas con algo distinto qué enseñar. “Hay mucho potencial, se ve en San Marcos y en todas las universidades del país”, concluyó.