El uso de las plataformas virtuales que existen en el mercado está creciendo exponencialmente. Las instituciones educativas tendrán que adaptarse a esta modalidad.

Por: Milagros Rosario Quispe, economista de la UNMSM, magíster en Economía por la Universidad Complutense de Madrid.

Según la Organización de las Naciones Unidas (ONU), la pandemia del COVID-19 ha inmerso al mundo en la peor crisis desde la Segunda Guerra Mundial. Es más seguro que el mundo que conocimos sea distinto. Todo cambiará, desde el Estado hasta la sociedad, la cultura, la economía y las relaciones humanas.

La gran mayoría de países que lucha contra este virus letal ha decretado cuarentenas, distanciamientos sociales, cierre de fronteras e incluso suspensión de las clases educativas presenciales. En efecto cada una de las consecuencias generadas por el COVID-19 se podrá estudiar de distintas formas, pero es importante analizar el impacto que este virus generará en la educación peruana y en esa gran oportunidad que se nos presenta.

Definitivamente habrá un antes y un después en nuestro sistema educativo, y en esto, internet debe ser una herramienta que nos permita obtener conocimiento.

Educación online

En Estados Unidos varias instituciones educativas usan la plataforma virtual, y este año con mayor razón. Las universidades como Columbia, Berkeley o Harvard, dado la crisis del COVID-19, están ofreciendo cursos de manera virtual. Lo mismo sucede en España, Italia y Alemania. El coronavirus ha obligado a que los profesores realicen la enseñanza a distancia a través de la modalidad virtual a fin de que los alumnos no pierdan el año educativo.

En Perú, el COVID-19 nos exige ajustarnos a una realidad nueva. Ante el distanciamiento social obligatorio, y la necesidad de cuidar la salud de los estudiantes y profesores, diversas instituciones educativas, públicas y privadas, realizarán las clases de manera virtual en lugar de la modalidad presencial.

Tenemos un gran desafío

El uso de las plataformas virtuales que existen en el mercado está creciendo exponencialmente. Las instituciones educativas tendrán que adaptarse a esta modalidad. Tendrán que avanzar en crear propuestas de educación digital teniendo en cuenta que los niños y jóvenes son nativos informáticos. En este contexto, el COVID-19 nos pone frente a un gran desafío. 

Milagros Quispe es la autora de este artículo. Ella es docente sanmarquina y magíster por la Universidad Complutense de Madrid.

Para hacer una clase virtual primero se necesita un campus virtual o plataforma como Blackboard, Microsoft Teams, Moodle, Zoom o Collaborate, y segundo que el profesor sepa cómo funciona y esté en condiciones de usarlo. No obstante, no es suficiente contar con la plataforma. Surgen muchas interrogantes: ¿están las escuelas preparadas para dictar clases virtuales?, ¿los docentes tienen la información necesaria para implementar este método de enseñanza?

Oportunidad para modernizar el sistema educativo

Definitivamente habrá un antes y un después en nuestro sistema educativo, y en esto, internet debe ser una herramienta que nos permita obtener conocimiento, por tanto, tenemos que ser su amigo. Por supuesto, las herramientas digitales no reemplazan al docente, pero son un complemento y en estas circunstancias se hace necesario su uso a fin de que nuestros alumnos sigan estudiando debido o por cualquier otra crisis que nos pueda atacar, o sin virus.

Estamos ante una oportunidad para modernizar nuestro sistema educativo y tenemos que aprovecharlo. Es cierto que en Perú internet o las nuevas tecnologías digitales no llega a toda la población. Incluso así debemos que empezar.