El director del Cerseu de la Facultad de Ciencias Económicas, Jorge Manco Zaconetti, mostró su apoyo a la reactivación de las Mypes, ya que son generadoras de empleo.

La economía mundial está viviendo sus días más difíciles en este momento debido a la pandemia ocasionada por el COVID-19, y que origina que países como el nuestro, dependientes de las economías de países desarrollados, se vean más afectados, especialmente en una situación que mantiene paralizada casi toda la industria y negocios del país.

El docente sanmarquino y director del Centro de Responsabilidad Social y Extensión Universitaria (Cerseu), Jorge Manco Zaconetti, economista de la Facultad de Ciencias Económicas, analiza la situación que vive el país en este momento y trata de vislumbrar el futuro económico que deben encarar nuestras autoridades; así como los efectos que tendrá en cada uno de nosotros.

El docente sanmarquino señaló que esta crisis no tiene comparación, a pesar de haber vivido la crisis económica producida tras perder la Guerra del Pacifico de fines del siglo XIX, donde perdimos las ricas provincias de Arica y Tarapacá. Tampoco se compara con la Gran Depresión de 1929, donde el efecto económico afectó a las ciudades.

En esta emergencia sanitaria, por ejemplo, hay países que tardíamente reaccionaron y cuyos presidentes minimizaron esta pandemia. Estas naciones han salido mal paradas, como es el caso de los Estados Unidos, cuya cantidad de muertos llega a un poco más de la mitad de las que tuvieron durante la Guerra de Vietnam (1955 – 1975), en poco menos de un par de meses.

El efecto globalizador está afectando el sector externo del país y perjudica enormemente nuestras exportaciones, perjudicando los sectores pesqueros, mineros, textiles, y en especial la agroindustria. Todo ello conlleva un impacto en los empleos. Pero esto también tiene un efecto interno, porque la cuarentena básicamente está paralizando los procesos productivos.

La entrevista realizada por RTV San Marcos a través de teleconferencia, respetando las medidas del Gobierno.

Entonces el efecto recesivo no solamente es externo, sino tiene que ver con la fuga de capitales que antes entraban en la bolsa de valores. Encima se han detenido las inversiones importantes, actualmente paralizadas, afectando al sector financiero y de comercio.

En el bloque interno, es algo nunca antes visto, ni siquiera la recesión producida por el Gobierno Militar (1968-1980) es comparable a esta que estamos avizorando. Es más, el experto sanamrquino indicó que su pronóstico de crecimiento es negativo, aproximadamente de -10% del Producto Bruto Interno (PBI), en comparación de algunos sectores más optimistas que indican solo un -4%.

Sin embargo, podría haber un panorama de recuperación exitosa en el 2021, siempre y cuando respetemos la cuarentena, que, sin embargo, podría alargarse de no tener una vacuna rápida y efectiva que permita el retorno a las actividades con cierta tranquilidad. Por lo que este año se verán afectadas las actividades que tengan que ver con concentración de personas, por las restricciones que trae la enfermedad.

Además, consideró insuficientes las mediadas otorgadas por el Gobierno. Puso como ejemplo los 30 000 millones de soles que se destinaron para préstamos a la pequeña y mediana empresa, que justamente es el sector que más genera empleo. Por el contrario, de ese monto, hasta un 90% en realidad ira a parar a las grandes empresas, que son intermediadas de los bancos.

Justamente estas grandes empresas son las que piden la suspensión perfecta de labores, otra medida implementada por el Ejecutivo, que, en la práctica, significa romper el vínculo laboral hasta por noventa días, lo que deja a los trabajadores a un paso del cese colectivo si la situación económica no mejorara.

El Bono Universal, señaló el economista sanmarquino, ayudará a no cortar el flujo económico que ocasiona la paralización ocasionada por la cuarentena.

Y considerando que por lo menos la economía del país no mejorará en los próximos tres meses, como avizora el experto sanmarquino; esto podría generar un desempleo masivo en el sector privado, considerando que el empleo privado son ¾ partes de los puestos laborales del país con respecto al sector público.

Con respecto a la disposición para que los trabajadores puedan usar parte de su Compensación de Tiempo de Servicios (CTS) y un monto determinado del fondo de jubilación de las Aseguradoras de Fondo de Pensiones (AFP); son medidas que el economista considero plausibles, pero insuficientes.

En ese sentido, calificó la medida del Bono Universal como una iniciativa positiva, que ayudará no solo a la población considerada pobre, sino a la población que es no pobre pero vulnerable, especialmente a los trabajadores que ganan hasta 1500 soles y que son independientes o forman parte del subempleo o del sector informal, que generaba sus ganancias con el día a día.

Esta medida ayuda a la economía, porque ese bono genera movimiento económico, pues la gente que lo recibe, lo utiliza no para guardarlo, sino para comprar productos de primera necesidad, haciendo que el flujo continúe. Por lo que urge el pronto cumplimiento de esto ante el desborde social que puede irse gestando al no tener ingresos que permitan una vida sostenible.

El sanmarquino apoyó la propuesta del Ejecutivo del impuesto a la riqueza, debido a que las grandes empresas, por lo menos la mayoría, han sido indolentes ante la situación económica que vivimos, no desplegando labores de responsabilidad social empresarial, a pesar de haberse beneficiado del modelo económico del país, y cuyos intereses son defendidos por la Confiep.

Por eso es importante la independencia del Estado para no dejarse influenciar. Se deben sopesar estas situaciones para evitar que el peso de la crisis lo lleven los más pobres, los vulnerables, los desempleados, y los subempleados.

Puedes ver la entrevista completa de RTV San Marcos a través del siguiente enlace: https://www.facebook.com/watch/?v=2621900301411442