El pronunciamiento fue elaborado por la Escuela Profesional de Arqueología de la Facultad de Ciencias Sociales.

La Escuela Profesional de Antropología de la Facultad de Ciencias Sociales emitió un pronunciamiento sobre la situación de los pueblos indígenas amazónicos durante la actual emergencia sanitaria del COVID-19. Dicho documento realiza una serie de recomendaciones y medidas que debe tomar el Gobierno desde un enfoque intercultural y, así, evitar la expansión de la enfermedad a este sector de la población peruana sumamente vulnerable.

El Gobierno debe tomar en cuenta las singularidades que tienen los pueblos indígenas de nuestra Amazonía, pues son población vulnerable.

Debido a la realidad cultural que viven dichos pueblos, es imposible que las medidas generales tomadas por el Estado resulten del todo efectivas si no se toman medidas para adaptarlas a las singularidades que tienen las diversas comunidades de la Amazonía peruana.

Por ello, recomiendan que se coordine, a través de las organizaciones indígenas, una estrategia que resulte más compatible con la realidad que viven cada una de estas poblaciones.

Indicaron que el reciente bono económico dado por el Ejecutivo a las poblaciones vulnerables hacen que estas comunidades tengan que salir a las ciudades generando una exposición innecesaria al virus, por lo que recomiendan soluciones que eviten esta movilización.

Advirtieron, además, que muchos no han podido acceder a este bono, por lo que se especifica que es necesario un plan que se adecúe a las necesidades y ritmo de vida de este tipo de población.

La dependencia monetaria genera la movilización de gente hacia las ciudades, por eso es importante recobrar la autosuficiencia alimentaria de estas comunidades.

Proponen también implementar políticas que generen capacidad de gestión y fortalezcan la autonomía y la seguridad alimentaria con el fin de disminuir su dependencia monetaria, debido a la probabilidad que la dinámica de la pandemia se prolongue y una exposición poscuarentena resulte todavía peligroso para estas comunidades.

Por ello, sostienen que una política educativa basada en la enseñanza a los más jóvenes sobre el rol en el campo, el bosque y todo aquello que necesiten, para recuperar la soberanía y autosuficiencia alimentaria, debería ser liderada por los adultos mayores y con el firme apoyo del Ministerio de Educación.

Los pueblos indígenas no contactados son la población con alto riesgo. Es importante dictar medidas que resguarden la integridad de estas comunidades.

Sostuvieron que es necesario el papel de los ronderos y otros mecanismos de defensa comunal en el cumplimiento de la actual cuarenta, para evitar el mayor contacto posible de estas poblaciones con agentes foráneos con las excepciones al personal de salud.

Resaltaron que es importante que el Estado elabore estrategias comunicativas en las diferentes lenguas originarias sobre lo delicado de esta pandemia y los métodos principales para evitar su propagación.

Por último, señalaron que el Gobierno central y regional deben velar por la intangibilidad de las comunidades indígenas no contactadas, pues estas tienen una alta vulnerabilidad a diversas infecciones y que pondrían en riesgo su existencia física y cultural.

Te invitamos a la leer el pronunciamiento completo a través del siguiente enlace: https://bit.ly/3aPGXl4