Doctor Marco Mascaró Collantes, presidente de la APS, coloca la medalla al doctor Fausto Garmendia Lorena.

La investigación, la docencia, la proyección social y el campo asistencial han sido los pilares de la fructífera trayectoria profesional del doctor Fausto Garmendia Lorena, quien acaba de sumar en su  galería honorífica la Medalla al Mérito en Salud “Carlos Enrique Paz Soldán”, con mención en Control de Enfermedades no Transmisibles, otorgada por la Academia Peruana de Salud (APS).

“No puede ser más honroso para mí recibir un premio que lleva el nombre de un médico, profesor, académico, escritor, gran orador, de formación humanística, dedicado toda su vida a la salud pública”, manifestó emocionado el destacado médico sanmarquino en su discurso de agradecimiento tras recibir la distinción que reconoce sus méritos científicos, sociales, humanísticos, profesionales y éticos.

En su discurso de agradecimiento, el doctor Garmendia agradeció las enseñanzas recibidas en la Facultad de Medicina.

En su condición de flamante profesor extraordinario experto de la UNMSM, el doctor Garmendia expresó que su mayor compromiso es hoy la investigación para seguir contribuyendo con la salud pública del país. Su preocupación es que en el Perú no se ha desarrollado una cultura de atender a la propia salud, en particular los varones, según lo ha podido comprobar en los primeros resultados del trabajo de investigación “Estudio del riesgo cardiometabólico en personas con peso normal y en obesos”.

Dicho estudio, realizado en personas de 30 a 70 años de edad, asintomáticos, que se consideran sanos y que no toman medicina alguna, también ha revelado la presencia de hipertensos, diabéticos, alta tasa de dislipoproteinemia, justamente en la etapa silente de estas enfermedades. “Esto nos lleva a la conclusión que debemos emprender campañas intensas de educación sobre promoción de la salud y prevención de enfermedades para conseguir bienestar con el menor costo posible”, afirmó. 

También viene trabajando en un proyecto de investigación sobre enfermedades metabólicas de hueso, como la osteoporosis, otra de las enfermedades crónicas no transmisibles, financiado por el Vicerrectorado de Investigación y Posgrado de la UNMSM.

El destacado sanmarquino ha sido decano de la Facultad de Medicina.

Urge prevención

Precisamente, el doctor Garmendia Lorena, especialista en endocrinología y en medicina interna, ha orientado principalmente sus líneas de investigación al estudio de las enfermedades crónicas no transmisibles, consideradas actualmente las causas más frecuentes de muerte en el Perú, tales como el cáncer, la obesidad, alteraciones cardiovasculares como la presión arterial y la diabetes mellitus.

Así también, indicó que la obesidad hace a las personas propensas a la presión alta, diabetes, alteraciones del metalismo de los lípidos (incremento del colesterol, triglicéridos), los que incrementan las posibilidades de tener eventos cardiovasculares, accidentes cerebro vasculares y alteraciones vasculares periféricas con las cuales disminuye la expectativa de vida de una persona. 

Panorámica del Instituto de Investigaciones Clínicas que lleva su nombre.

“Es necesario hacer campañas con la finalidad de evaluar y tratar aquellas personas que tienen alguno de esos males”, advirtió tras precisar que se han publicado los resultados de varios estudios de investigación sobre todas estas alteraciones tanto en zonas a nivel del mar como en altura, tal como se hizo en el Cusco, donde se han evaluado a personas con diabetes, obesidad e hipertensión arterial.

Reconocimiento

El doctor Garmendia, quien también ha incursionado en la terapéutica con las plantas medicinales, es investigador en el área de endocrinología y metabolismo particularmente del hombre andino. Tiene en su haber más de un centenar de  artículos y ensayos de investigación publicados en alemán, inglés o español, y su “Manual de Endocrinología” es un clásico obligado en la enseñanza de la endocrinología en el Perú.

En reconocimiento a su vasta producción científica, lleva su nombre el Instituto de Investigaciones Clínicas del Hospital Nacional Dos de Mayo, en donde desarrolla hace muchos años su trabajo de investigación,  junto con docentes y estudiantes de pre y posgrado; así como labor asistencial a personas de escasos recursos económicos.

Además de recibir la reciente distinción de la academia, para la cual fue propuesto por la Facultad de Medicina de San Fernando, ha recibido distinciones del Ministerio de Salud; Colegio Médico del Perú; los premios Roussel y de Hipólito Unanue; la Medalla Alberto Barton; entre otros reconocimientos.