Profesores Willy Calcina Miramira, Walter Andía Valencia y Liliana del Rosario Tapia Ugaz, junto a una colega de Argentina.

La difusión de los resultados de las investigaciones realizadas en las universidades, entre ellas, la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (UNMSM), es un aspecto primordial en el proceso de generación de nuevos conocimientos en distintas disciplinas.

Por ello, con la participación de representantes de Ecuador, Cuba, Argentina, México, Colombia, Venezuela y Perú, se desarrolló el III Congreso Internacional de Economía Ambiental en la Universidad Agraria del Ecuador, entre el 30 de julio y el 3 de agosto del presente año.

En la cita académica, las ponencias analizaron importantes temas y perspectivas de la economía ambiental, tales como valoración de servicios ecosistémicos, valoración económica ambiental, evaluación de impacto ambiental, logística inversa, impuestos verdes, la gastronomía sustentable, entre otros temas.

La UNMSM estuvo representada por los docentes Walter Andía Valencia y Willy Calcina Miramira, de la Facultad de Ingeniería Industrial, y Liliana del Rosario Tapia Ugaz, de la Facultad de Ciencias Biológicas.

El ingeniero industrial Walter Andía efectuó una disertación sobre la ponencia “La evaluación de impacto ambiental: ¿herramienta de decisión o comunicación?”, tema de suma trascendencia en el ámbito minero, en el que se considera, según el marco normativo, que los impactos ambientales pueden ser biofísicos, económicos y sociales.

“Ello ha generado confusión metodológica en los estudios de impacto ambiental al utilizar herramientas de decisión, como el análisis de costo beneficio y la consideración de la generación de mano de obra como impacto ambiental positivo”, afirmó el docente sanmarquino.

La propuesta del ingeniero Andía permite integrar las metodologías de proyectos de inversión y evaluación de impacto ambiental, modificando el enfoque y los tópicos usualmente aplicados en esta disciplina, de manera que, bajo dicho esquema, los estudios de impacto ambiental se convierten en herramientas de comunicación.