Doctor Arístides Serruto Colque.

En su libro Prevención de huaicos e inundaciones, publicado a fines del año pasado, el doctor Arístides Serruto Colque plantea una serie de medidas para evitar o reducir al máximo los daños que ocasionan ambos fenómenos, tan recurrentes en diversas ciudades del país, como en Lima, por esta época del año.

El director del Departamento Académico de Ingeniería Mecánica de Fluidos de la Facultad de Ciencias Físicas asegura que es posible prevenir los huaicos e inundaciones que suelen ocurrir en el Perú, tal como sucede en otros países, en los cuales se prioriza el tema preventivo por encima de lo reactivo.

Para tal efecto, según estimó, las autoridades pertinentes deben adoptar medidas estructurales y no estructurales. Las primeras implican la ejecución de obras de ingeniería, de carácter preventivo, en las zonas altas de las cuencas de los ríos, ya que ahí se originan los huaicos e inundaciones.

“La construcción de diques, represas o reservorios, por ejemplo, sería una acción muy efectiva para contener el agua que se va acumulando. Se trata de detener la energía del agua que se desplaza por las partes altas, mediante obras hidráulicas”, explicó el especialista.

También planteó canalizar los ríos que atraviesan las ciudades para estabilizar sus cauces y, de esa forma, aminorar la velocidad del agua, con lo cual su poder destructivo se reduce al mínimo.

Asimismo, resulta pertinente reforestar o realizar lo que se denomina “cultivos forzados”, en la parte alta de las cuencas, para que la vegetación absorba o retenga el agua.

En cuanto a las medidas no estructurales, el ingeniero Arístides Serruto explicó que estas tienen que ver con temas referidos a educación ambiental, planificación urbana, participación y organización de la población, etc., que se complementan y se integran a las medidas estructurales.

Por ejemplo, no arrojar basura debajo de los puentes o en la ribera de los ríos forma parte de la educación ambiental. Colocar protectores deslizantes que impiden el ingreso de agua a las viviendas, desarrollar simulacros de huaicos e inundaciones e implementar sistemas de alerta y previsión; así como lugares de refugio o abrigo también forman parte de las medidas no estructurales.

En el texto, impreso en la imprenta de la UNMSM, el profesor Serruto propone realizar una macroregionalización por cuencas hidrográficas, en la que cada una sería administrada por un profesional calificado, conocedor del manejo de cuencas, de los problemas del exceso y deficiencia del agua, etc., quien, junto con su equipo de especialistas, se encargaría de definir los lugares en que se harían defensas ribereñas, diques, reservorios, puentes, hidroeléctricas, entre otros.

“Hay la necesidad de educar e informar a las autoridades y a la población sobre este problema. No debemos olvidar que las medidas de prevención son más económicas que las acciones correctivas”, concluyó el experto.