Una de las propuestas contempla dar un bono a personas jubiladas o cesantes. Foto: El Comercio

La pandemia del COVID-19 está afectando seriamente la economía mundial. China, la locomotora del mundo, que se pronosticaba crecería este año al 6%, solo lo haría a la mitad, un 3% según analistas. Economías importantes como Japón y Corea del Sur no crecerían este año, lo mismo pasaría en Europa y en Estados Unidos, la economía más grande del mundo, que es probable que crezca solo 1%.

Por su parte, la economía en el Perú, que creció anualmente a más del triple del promedio de Latinoamérica en los últimos 15 años a través de mayores exportaciones e importaciones, mayor flujo de turistas al país y mayor inversión extranjera, se verá muy afectado en este 2020.

Ante esta situación, el Centro de Estudios Asiáticos de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (UNMSM), identificando las fortalezas macroeconómicas de nuestro país como el bajo déficit fiscal, baja inflación, bajo nivel de deuda externa, y grandes reservas internacionales, ha propuesto una serie de medidas para enfrentar la crisis ocasionada por la epidemia. Aquí te damos a conocer cuáles son:

El Banco Central de Reserva propuso reducir la tasa de interés, pero no es suficiente, se necesita dinamizar la demanda interna, consideró Carlos Aquino. Foto: El Comercio

1. Así como el MEF ha destinado un monto de dinero a familias de pocos ingresos, se debería ver la posibilidad de dar un tipo de bono de un determinado monto, a todas las personas mayores de edad (jubilados y cesantes), de por ejemplo 100 o 150 dólares (excepto a personas que tienen ingresos considerados altos).

2. El gobierno debe incentivar a las empresas para que mantengan a sus empleados en las planillas (evitando así la pérdida de empleos), a través de medidas tributarias como reducción de impuestos.

3.- En coordinación con las entidades financieras, se debe disponer la postergación temporal de los pagos y eliminación de moras a personas y familias de bajos ingresos, y a las pequeñas y microempresas, especialmente a las que han sido afectados por la pérdida o disminución en sus ingresos.

4. También, en coordinación con las empresas que brindan servicios públicos, como luz, agua, electricidad, se debe ver la postergación en pagos a las familias de bajos ingresos.

El Centro de Estudios Asiáticos propone que las empresas que brindan servicios públicos posterguen el pago de sus recibos a familias de recursos bajos. Foto: Walac Noticias

5. Debe considerarse un control de precios de algunos productos necesarios en esta coyuntura, como mascarillas y alcohol, por ejemplo, que han visto en algunos lugares un alza exagerada en su precio. Asimismo, controlar y penar severamente la especulación en el precio de los productos alimenticios teniendo en cuenta que no ha habido una disminución de la oferta de esos productos.

6. Se debe fortalecer el sistema sanitario del país que combate la epidemia. En este sentido se hace una invocación a los grandes grupos económicos del país para que donen equipos y material necesario para ello, como en otros países está ocurriendo.

Además, la paralización de muchas actividades productivas en el país por la inmovilización de las personas también genera un efecto negativo para nuestra economía ocasionando, entre otras cosas, que muchas personas no tengan ingresos, especialmente las del sector informal, o los que reciben su salario conforme la actividad productiva se desarrolla.

Cabe destacar que muchos gobiernos del mundo están tomando medidas excepcionales, como, por ejemplo, paquetes de estímulo en sus economías equivalentes a un 10% del tamaño de estas (como España y EEUU).