Josefina Jiménez, es egresada de la Escuela Profesional de Arte de la FLCH de la UNMSM.

Está claro que cuando uno quiere apoyar, es posible hacerlo. Cada uno desde su cantera. Ese es el caso de la egresada sanmarquina Josefina Jiménez Palacios, quién nos demuestra que se puede lograr el bienestar de una comunidad que vive una angustiosa cuarentena, producto de la emergencia sanitaria que vivimos por el COVID-19.

La historiadora del arte, formada en la Facultad de Letras y Ciencias Humanas de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (UNMSM) entendió que podía ayudar a otras personas desde su formación profesional, prestando a la comunidad uno de los más importantes objetos del saber: los libros.

“Los libros nos abren mundos nuevos y nos cuentan historias narradas por otras personas. Es una gran oportunidad para vincularse con algo nuevo y en este momento es muy importante” declaró. A través de su formación sabe que los libros transmiten conocimientos, pero también nos llevan a vivir y experimentar mundos diferentes a través de nuestra imaginación.

Según indicó la sanmarquina, la Biblioteca de la Confianza es un proyecto que permite a las personas, tomar un libro, leerlo y devolverlo para que otro lo use.

Por eso implementó la Biblioteca de la Confianza para que cualquier vecino pueda acceder a un libro de manera fácil. “Es un proyecto que permite a cualquier persona tomar prestado un libro, llevárselo a casa, leerlo y, al terminar, devolverlo para que otros lo puedan usar”, explicó la sanmarquina.

Sostuvo, también, que ella adoptó esta medida sabiendo que muchas personas no tienen los medios para acceder a ellos. Su implementación fue bastante sencilla, solo tomo una caja de madera que sostuvo a la reja de su casa, donde coloco unos cuantos libros, debajo de un cartel que indica: ‘¡Quédate en casa leyendo! Toma un libro, te lo presto’.

Josefina indicó que, luego de la primera semana, algunos libros regresaron a la biblioteca, otros en cambio no tuvieron esa suerte, pero eso a ella no la desanimó. “No me preocupa si vuelven o no, me interesa que lleguen a personas que los usen. Lo mejor fue que los vecinos se sumaron y ahora dejan ejemplares. Se generó una sinergia colectiva”, precisó.

Actualmente la egresada sanmarquina se desempeña como coordinadora del Plan Municipal del Libro y la Lectura en la Gerencia de Cultura de la Municipalidad Metropolitana de Lima (MML). Por último, refirió que todos los libros que vuelven a la Biblioteca de la Confianza son desinfectados previamente antes de volverlos a colocar en el estante, para que vuelvan a ser prestados.