La buena nutrición ayuda a reforzar nuestro sistema inmune y permite hacer frente a diversas infecciones en nuestro organismo. Foto: Andina.

La presencia del coronavirus en el mundo ha hecho que muchos científicos lleven a cabo investigaciones para contrarrestar la presencia del virus SARS-CoV-2 en nuestro organismo. Sin embargo, aunque no existe un tratamiento específico para combatir a la COVID-19, muchos especialistas e instituciones como la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomiendan fortalecer nuestra principal defensa, el sistema inmunológico.

Para el doctor Mario Carhuapoma Yance, profesor principal de la Facultad de Farmacia y Bioquímica de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (UNMSM), la inmunonutrición permite que una persona, a través de una buena elección de alimentos, pueda tener un sistema inmune fortalecido para hacer frente a muchos agentes infecciosos.

“Los virus atacan a organismos debilitados, organismos que tienen incluso comorbilidades. Las enfermedades son producto de que nuestro sistema inmunológico está bajo, está inmunosuprimido, por lo tanto a través de la alimentación generamos una buena o mala nutrición que nos ayuda a defendernos”, señaló el doctor Carhuapoma.

 

Mario Carhuapoma es magister en Toxicología y doctor en Farmacia y Bioquímica por la UNMSM.

La importancia de conocer lo que comemos tiene que ver con las sustancias que encontramos en los alimentos y que permiten reforzar nuestro sistema inmune. “Siempre se ha recomendado el consumo de alimentos ricos en arginina que es importante para la producción de colágeno y genera una cicatrización en caso haya una lesión a nivel de la mucosidad o de la vía respiratoria. También necesitamos consumir alimentos que tengan alanina que sirve para evitar el proceso de infección”, indicó.

De acuerdo al doctor en Farmacia y Bioquímica, en el contexto del COVID-19 es necesario entender que nuestro sistema respiratorio también necesita estar fortalecido principalmente al nivel de los alveolos, de los neumocitos tipo II, que es donde ataca el virus.

“Hay que generar un proceso de fortalecimiento muy cercano a los alveolos quienes son los que realizan el intercambio gaseoso. Hay una serie de alimentos ricos en proteínas como el pescado, rico en omega 3, necesario para fortalecer el sistema inmunológico. También alimentos que sean ricos en ácidos nucleicos como vegetales, huevos. Los polifenoles, aquellos alimentos que tienen color, por ejemplo el maíz morado, la granada, la sandía, el tomate, la zanahoria”, añadió.

Finalmente, para el científico sanmarquino, aunque aún no exista una cura para lo que enfrentamos, la clave está en educarnos en lo que comemos y volver nuestra mirada a lo que nos ofrece la naturaleza. “El secreto está en nuestra nutrición, el problema es que no tenemos una buena cultura, una educación alimenticia. Nuestros antepasados se alimentaban de lo que la naturaleza les proporcionaba, pero a medida que llegó la revolución química, hemos comenzado a comprar muchos alimentos procesados y hemos dejado de lado los alimentos naturales. Creo que es una oportunidad para reconocer al país extremadamente rico que tenemos”, comentó.